Trabajólicos: Adictos al trabajo

El deseo y la necesidad excesivos e incontrolables por trabajar sin descanso es lo que generalmente caracteriza a los adictos al trabajo o “trabajólicos”, como se les llama en la actualidad. Ese término se traduce de la palabra en inglés “workaholic”, que se viene usando en Norteamérica y países de habla inglesa desde los 70’s.

Se han realizado muchos estudios acerca de la adicción al trabajo y todos especifican que no existe un diagnóstico en la medicina conocido para tal condición. No obstante, varios psicólogos y entendidos en la materia de autoayuda han expresado que esta adicción pudiera estar relacionada con el estrés y el desorden obsesivo-compulsivo.

Señales para distinguir a un Trabajólico

Generalmente, las adicciones al alcohol, drogas o medicamentos tienen una connotación negativa dentro de la sociedad, pero el hecho de trabajar mucho no se percibe de la misma manera, al menos no hasta que se detectan todos los problemas que acarrea cuando se trata de un adicto.

Además, una cosa es trabajar mucho por necesidad económica o porque hay muchas asignaciones a un cargo debido a falta de personal en una empresa, y otra es trabajar motivado por un impulso incontrolable.

  • El trabajólico muestra una compulsión hacia el trabajo en exceso y falta de capacidad para relajarse luego de la jornada laboral.
  • La relación con sus compañeros de trabajo es deficiente, pues lo que le importa principalmente es el trabajo en sí, no con quien trabaja.
  • Es igualmente incapaz de delegar tareas, pues necesita tener el control para asegurarse de lograr el resultado que espera.
  • Por querer conservar el control del trabajo, le es muy difícil trabajar en equipo.
  • Es usualmente narcisista y se deshumaniza cuando asciende en la escala laboral. Espera que sus subordinados compartan su mismo ritmo de trabajo.
  • El adicto se valora por cómo le ha ido en el trabajo y por los éxitos o fracasos alcanzados durante sus actividades laborales, poniendo de lado los demás ámbitos personales.
Un trabajólico no para un momento

Un trabajólico no para un momento

¿Cuáles son las causas de la Adicción al Trabajo?

Muchas variables pueden ocasionar que una persona se transforme en un trabajólico:

  • Gran ambición de poder y dinero.
  • No saber decir “No” al jefe e interés por complacerlo.
  • Trabajar horas extras para solventar problemas económicos.
  • La alta competitividad en el trabajo.
  • La falta de organización en las tareas laborales.
  • Problemas familiares que alejan a una persona del hogar, por lo que prefiere permanecer más tiempo en la oficina.

Terapias para Trabajólicos

La Psicoterapia y la Farmacología son tratamientos muy utilizados para combatir cualquier tipo de adicción, y son igualmente eficaces contra la adicción al trabajo.

La Socioterapia es muy recomendada en estos casos, para ayudar a encontrar un equilibrio entre su vida personal y laboral.

Otros métodos menos convencionales son la hipnosis, excelente para tratar adicciones no químicas, o tratamiento con Flores de Bach para controlar los impulsos.

El problema de un trabajólico no solo lo afecta a él, sino a todo aquel que le rodea, familiares, compañeros de trabajo y a la empresa donde labora, porque inicialmente parecerá un trabajador ejemplar sumamente eficiente, pero tarde o temprano, esa condición adictiva le pasará factura.

Mas informacion sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies