4 Tipos de autónomos: características y requisitos

Existe una comunidad de trabajadores autónomos formada por 3 millones de ellos. Aun así , aunque parezca raro, existen distintos tipos de autonomos.

Todo depende de las características de cada uno. Pero aunque tengan diferencias, también tienen semejanzas, todos estos tipos de autónomos pagan la misma cantidad de dinero de la Seguridad Social en función de la base por la que cotizan.

¿Qué es un trabajador autónomo?

Este tipo de trabajador autónomo se caracteriza por negocios de pequeño tamaño. Son personas que piensan en el autoempleo y que forman negocios habitualmente.

Estos profesionales cotizan en el Impuesto de Actividades Económicas, por las actividades que realizan.

Ejemplos de estos autónomos son artistas, deportistas, personas que trabajan en negocios de actividades taurinas…

En este artículo vamos a hablaros de la existencia de cuatro tipos de autónomos:

  • Trabajador profesional autónomo.
  • Autónomo económicamente dependiente.
  • Autónomo colaborador.
  • Autónomo administrador de sociedades.

Trabajador profesional autónomo

El negocio de este trabajador se incluye en la lista de actividades profesionales puesta por la IAE (Impuesto de Actividades Económicas). Trabaja por cuenta propia sin depender de nadie, a no ser que ese autónomo quiera contratar personal.

En estos profesionales podemos distinguir entre autónomos que están colegiados, como por ejemplo médicos, farmacéutico, veterinarios, abogados…

También podremos encontrar los profesionales autónomos no colegiados, como programadores informáticos, traductores, publicistas…

Actualmente hay 4 tipos de autónomos
Actualmente hay 4 tipos de autónomos

Autónomo económicamente dependiente

Actualmente, alguien puede ser un autónomo dependiente si percibe un 75% de sus ingresos por trabajar. Muchas empresas, actualmente, contratan trabajadores con régimen de autónomos.

Lo que consiguen las empresas con esto es ahorrarse dinero, ya que no tienen que hacerle al trabajador un contrato laboral ni una nomina, y se pueden ahorra las cotizaciones sociales.

De acuerdo con el pactado al cliente, se debe de tener una contraprestación económica, según del rendimiento que se haya tenido.

Autónomo colaborador

El autónomo colaborador, también llamado autónomo familiar, que como característica principal, tiene que cumplir unas normas concretas. Es aquel que puede trabajar con su cónyuge o familiar directo de forma habitual, siempre y cuando el autónomo quiera y acepte.

Su incorporación en el régimen especial de trabajadores autónomos (RETA) es obligatorio. Debe darse de alta en la Seguridad Social como autónomo colaborador, teniendo que presentar la solicitud correspondiente, también el DNI, libro de familia, y una copia de alta de hacienda de trabajador autónomo.

Requisitos para ser autónomo colaborador

Suele ser frecuente que familiares de los trabajadores o profesionales autónomos trabajen con ellos. Estos familiares reciben el nombre de autónomo colaborador. Podríamos resumir que un autónomo colaborador es un familiar directo del autónomo que convive y trabaja para el.

Los requisitos que debe cumplir son los siguientes:

  • Debe ser familia directa del autónomo, como esposa, hijos o padres
  • El familiar colaborador tiene que estar trabajando para el de manera continuada, no debe tratarse de algo puntual
  • Debe convivir en el hogar del autónomo
  • No debe estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena

Autónomos administradores de sociedades

Los autónomos administradores de sociedades son obligatorios por ley. Todas aquellas empresas mercantiles deben de tener un administrador o consejo que dirija la empresa.

El administrador de la empresa, siempre que sea una persona física deberá cotizar de manera obligatoria en el régimen de autónomos.

Como podéis ver hay gran variedad de tipos de autónomos a los que acogernos.

¿Cuánto cuesta ser autónomo en España?

Es importante que conozcas que como autónomo la cuota a pagar debes liquidarla de forma mensual ante la Seguridad Social y esto comienza a cotizar desde el primer día que funcionas como trabajador independiente. Esto es lo que se conoce como cuota de autónomo y cada año varía según lo estime el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos o RETA por sus siglas.

Los pagos deben ser realizados en las administraciones de la Tesorería General de la Seguridad Social, a través de la página web de Seguridad Social o en tu entidad financiera; con Hacienda hay también ciertas obligaciones menores.

La cuota a pagar es un porcentaje que se calcula en base al sueldo teórico que deberías tener como trabajador independiente, es un estimado y las bases de cotización tienen un máximo y un mínimo que cada año cambia según las estimaciones del Gobierno.

¿Cuál es la cuota a pagar en este 2020?

Para este año se ha fijado como base mínima 944,35 € mientras que la máxima asciende a 4.070,10 . Para aquellos trabajadores que estén aplicando para dar cobertura a las prestaciones por incapacidad temporal el pago es de 29.8% sobre esta base.

Mientras que los trabajadores que no hayan optado por una cobertura por accidente de trabajo y enfermedades profesionales se les suma una cotización del 0.1%, esto se aplica para financiar las prestaciones durante la lactancia y el embarazo.

El RETA también ofrece una serie de bonificaciones que son aplicables a colectivos como: los mayores de 65 años, los que cesan el periodo de paternidad o maternidad, los autónomos jóvenes, los trabajadores de Melilla y Ceuta y los autónomos con discapacidad.

¿Existe una cuota para los autónomos societarios y los que tienen más de 10 trabajadores?

Para este grupo la base mínima de cotización asciende a los 1.214,10 €, de esta forma la cuota a la Seguridad Social de los autónomos a los que esta regla afecta aumenta en un 20%, los afiliados al RETA en vez de pagar 286,10 € no incluidos ahora pagan 367,80 € mensuales.

En España una de las cosas más difíciles a pasar para convertirte en autónomo es la barrera económica y burocrática pues desde el primer día tienes que realizar los pagos al IVA, Seguridad Social, licencias, etc. Este año la mejoría ha sido poca pero realmente mejora con respecto al año pasado.

Hay un bonificación del 80% que se aplica para el autónomo en sus primeros 6 meses, de un 50% en los próximos 6 y de un 30% para los siguientes 18 meses. Después hay hasta 3 años en los que se aplica la cuota de autónomo low cost, si bien todavía no es lo que uno quisiera al menos en este tiempo es posible sacar un negocio adelante sin ahogarte en gastos.

Información obtenida de Infoautónomos.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad