SEÑALIZACIÓN EN EL TRABAJO: objetivos, 6 tipos y fases

El uso de la señalización en el trabajo está regulado en RD 485/1997, por el que se establecen las disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

El ámbito de aplicación de este RD es la señalización en el trabajo relativa a:

  • Las zonas, locales, vías, recorridos, peligros derivados de la actividad o la propia instalación
  • Los medios de protección, emergencia, socorro y salvamento de los lugares de trabajo con el fin de salvaguardar la salud y seguridad de los trabajadores.

Sin embargo, este RD no se aplicará a:

  • La señalización de productos químicos, sustancias y preparados peligrosos
  • La señalización utilizada para la regulación de tráfico por carretera, ferroviario, fluvial, marítimo y aéreo.

Este Real Decreto, en su Art. 5 establece la obligación del empresario de informar a los trabajadores de todas las medidas a tomar relativas al uso de la señalización de seguridad. Deberá incidir en el significado de las señales, especialmente de los mensajes verbales y gestuales. El momento de proporcionar la información será en la implantación de la señalización en el trabajo, cuando se proceda a implantar nuevas señales o cuando se incorporen nuevos trabajadores.

Desde un punto de vista técnico, la señalización de seguridad es el conjunto de estímulos recibidos por nuestros sentidos que pretenden condicionar, con la antelación necesaria, la actuación de aquel que los recibe frente a unas condiciones que se quieren resaltar.

Señalización y seguridad en el trabajo
Seguridad y señalización en el trabajo

Objetivos de la señalización en el trabajo

  • Llamar la atención sobre los riesgos con el fin de que no se materialicen en accidentes en el trabajo.
  • Alertar a los trabajadores cuando se produzcan situaciones de emergencia que requieran medidas urgentes de protección o de evacuación.
  • Facilitar a los trabajadores la localización e identificación de los medios e instalaciones de protección, evacuación , emergencia o primeros auxilios.
  • Orientar y guiar a los trabajadores que realizan determinadas maniobras peligrosas.

Para que las señales sean eficaces han de:

  • Atraer la atención de los destinatarios de la información.
  • Dar a conocer la información con la suficiente antelación.
  • Ser claras y con una única interpretación.
  • Informar sobre la forma de actuar en cada caso concreto.
  • Ofrecer la posibilidad real de su cumplimiento.

La señalización en el trabajo en sí no constituye ningún medio de protección ni de prevención, sino que complementa la acción preventiva evitando accidentes al actuar sobre la conducta humana.

Es una medida complementaria o una alternativa provisional de prevención de seguridad hasta implantar las medidas necesarias.

Situaciones que se deben señalizar en el trabajo

  • Los accesos a zonas y locales en los que sea obligatoria la utilización de un equipo o equipos de protección individual. Esta obligación afecta tanto a quienes realizan las actividades, como a cualquiera que acceda durante la ejecución de la misma. La señalización en el trabajono es de obligación.
  • Aquellas zonas y locales en las que para su acceso solo se admite a personal autorizado. Es el caso de la señalización de advertencia de peligro de la instalación o señales de prohibición a personas no autorizadas.
  • Señalización que tiene lugar en todo el centro de trabajo, y que permita conocer situaciones de emergencias y/o instrucciones de protección durante esas situaciones. Suelen consistir en señales acústicas o comunicaciones verbales. En las zonas donde la intensidad de ruido ambiental no lo permite suelen utilizarse señales luminosas.
  • La señalización de los equipos de lucha contra incendios, las salidas y recorridos de evacuación y la ubicación de primeros auxilios. La señal es en forma de panel. La señalización en el trabajo de los equipos de protección contra incendios persigue un doble motivo: poder ser vistos y conocer su ubicación.

Antes de seleccionar el tipo de señalización, se tendrán en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • La eficacia de la señalización en el trabajo no deberá disminuir cuando coincidan varias señales a la vez o se produzcan otras circunstancias que dificulten su percepción o comprensión.
  • No deberán utilizarse esas señales para transmitir informaciones o mensajes distintos o adicionales a los que constituyen su objetivo propio.
  • Cuando los trabajadores tengan la capacidad o la facultad visual o auditiva limitadas, deberán tomarse las medidas suplementarias o de sustitución que san necesarias.
  • La señalización en el trabajo permanecerá mientras persista la situación que la motiva.
  • Estos medios y dispositivos deberán limpiarse, mantenerse y verificarse regularmente.
Mural de señalización en el trabajo
Mural de señalización en el trabajo

Tipos de señales

Señalización óptica: son las más utilizadas en los centros de trabajo. En ocasiones se acentúan a través de iluminación, que se aplica a ciertas señales cuando los riesgos a evitar son de cierta entidad.

  • En forma de panel: mediante la combinación de una forma geométrica, de colores y de un símbolo nos proporciona una determinada información, cuya visibilidad está asegurada por una iluminación de suficiente intensidad.
  • El color de seguridad: al que se atribuye una significación determinada en relación con la seguridad y salud en el trabajo.
  • El símbolo o pictograma: es una imagen que describe una situación u obliga a un comportamiento determinado.
  • Estarán colocados en la proximidad del riesgo que deba señalizarse o, cuando se trate de un riesgo general, en el acceso a la zona de peligro. Se instalaran a una altura y posición apropiadas.
  • El lugar de su emplazamiento ha de estar bien iluminado, ser accesible y fácilmente visibles.
  • Estarán echas de material que resista lo mejor posible los golpes, las inclemencias del tiempo y las agresiones medioambientales

De prohibición: prohíben un comportamiento susceptible de provocar un peligro. Tiene forma redonda y el pictograma es negro sobre fondo blanco, y los bordes y la banda rojos. (el rojo deberá cubrir como mínimo el 35%)

  • De obligación: obligan a una determinada conducta. Tienen forma redonda y pictograma blanco sobre fondo azul. (el azul cubrirá como mínimo el 50%)
  • De advertencia: advierten un peligro. Tienen forma triangular y el pictograma es negro sobre fondo amarillo y los bordes negros. Excepcionalmente, el fondo será de color naranja para señales sobre materias nocivas o irritantes. (el amarillo cubrirá como mínimo el 50%)
  • De salvamento o socorro: están concebidas para advertirnos del lugar donde se sitúan salidas de emergencia, lugares de primeros auxilios o llamadas de socorro, etc. Tienen forma rectangular o cuadrada y el pictograma es blanco sobre fondo verde. Las correspondientes a direcciones deben acompañarse con la de primeros auxilios, etc., pues ellas solas no indican la dirección que ha de seguirse (el verde cubrirá como mínimo el 50%)
  • De equipos contra incendios: extintores, bocas de incendios. Concebidas para indicarnos la ubicación o lugar donde se encuentran. Tienen forma rectangular o cuadrada, con pictograma blanco sobre fondo rojo. (el rojo cubrirá como mínimo el 50%)
  • Adicionales: complementan a las anteriores, también se pueden considerar como tales las olfativas y táctiles.
  • Indicativas: se trata de las que no están específicamente codificadas. En general se utilizan letras blancas sobre fondo rojo o letras negras sobre fondo amarillo para situaciones de peligro, letras blancas sobre fondo rojo cuando se trate de aspectos relevantes en la prevención y extinción de incendios y letras blancas sobre fondo verde para salvamento o socorro.
  • Luminosas: las luces emitidas deberán proporcionar un contraste apropiado respecto a su entorno sin llegar a deslumbrar. Cuando sea necesario, la fuente de alimentación será independiente de la general. Cuando sean intermitentes, la duración y frecuencia nos permitirá la correcta identificación. Se revisarán antes de su puesta en funcionamiento y posteriormente de forma periódica.
  • Complementarias de riesgo permanente: utilizada en las zonas de acceso que exista riesgo de caída de personas, de objetos, choques y golpes debido a desniveles, etc. consiste en franjas alternas amarillas y negras con inclinación de 45º
  • Horizontal: se delimitarán con claridad las vías de circulación de vehículos mediante franjas continuas de un color visible, preferentemente blanco o amarillo. Esta delimitación deberá respetar las distancias de seguridad entre vehículos y objetos próximos, y entre peatones y vehículos.

Señalización acústica: se basa en la emisión de estímulos sonoros que son recibidos de forma instantánea. Generalmente suelen utilizarse como señales complementarias de las ópticas. El nivel sonoro ha de ser superior al ruido ambiental, al menos en 10dB (A), y no se recomienda que sobrepase los 120dB (A) en periodos muy cortos. El sonido de una señal de evacuación será continuo.

Es conveniente utilizar esta señalización en el trabajo solo para situaciones de emergencia, evacuación o anomalías en el proceso.

Señalización olfativa, táctil y gustativa: no se contemplan en el RD 485/1997

  • Olfativa: consiste en emplear olores que nos transmiten algún tipo de información. Implican la formación adecuada del operario. El problema es que puede quedar enmascarada por el olor del propio medio.
  • Táctil: se basa en las diferentes sensaciones percibidas a través del tacto de materiales o superficies.
  • Gustativa: consiste en añadir a sustancias tóxicas algún aditivo de sabor desagradable para evitar su ingesta.

Señalización gestual: consiste en la realización de movimientos con las manos y los brazos.

Suelen utilizarse en caso de movimientos de maquinaria pesada o de elementos voluminosos.

Las señales estarán previamente codificadas y se establecerán reglas de actuación para su utilización. Las señales han de ser precisas, simples, fáciles de realizar y de comprender.

El que emite las señales se denomina “encargado de las señales” y el que las recibe “operador”; si este no pudiera seguir las maniobras con total seguridad deberá suspender la maniobra. El encargado de las señales deberá ser fácilmente reconocible por lo que llevará uno o varios elementos de identificación apropiados que serán de colores vivos, siendo exclusivamente utilizados por ellos.

Señalización de peligro y emergencia: se podrá optar por una o varias de las siguientes dependiendo de la situación de peligro encontrada:

  • Óptica o luminosa: la señal luminosa intermitente se utilizará para indicar, con respecto a la señal continua, un mayor grado de peligro.
  • Acústica: se utilizarán las señales intermitentes frente a las continuas para indicar un mayor grado de peligro.
  • Verbal: por medio de textos o expresiones claras, breves y precisas, de forma directa o indirecta.
  • Gestual: será precisa, simple, amplia, fácil de realizar y comprender. Está indicada en los casos en que se presenten ruidos de fondo elevado o escasa visibilidad.
  • De panel: triangular de fondo amarillo y borde negro, con el pictograma que mejor exprese la situación de peligro.

Contenido de un procedimiento de trabajo

Objetivo: se establecen de forma clara y escueta los objetivos que se pretenden conseguir mediante la publicación del documento

Campo de aplicación: se determina la tarea para la cual resultan de aplicación las directrices del documento.

Responsabilidades: se fija quien es el responsable de realizar cada una de las acciones descritas, de la puesta en práctica y de velar por el cumplimiento.

Descripción de la tarea: se indica como proceder de una forma positiva prestando especial atención a destacar las acciones que resultan marcadamente críticas.

Distribución y registro: se hace una lista con las personas que se estima es preciso distribuir el documento y se realiza un registro en el que aparezcan mediante firma los trabajadores implicados que recibieron y comprendieron el documento.

Norma de seguridad: documento escrito en el que se recogen unas determinadas prácticas de trabajo y cuyo cumplimiento resulta obligado. En dicho documento aparecerán las directrices, órdenes, instrucciones o consignas que instruyan al personal sobre los riesgos y la forma de prevenirlos. Estas normas, según su campo de aplicación se clasifican en:

Normas generales: dirigidas a todo el centro de trabajo o a amplias zonas del mismo, marcando directrices de forma genérica.

Normas específicas: dirigidas a actuaciones concretas señalando la manera segura de realizar operaciones determinadas.

Características de la señalización en el trabajo

  • Pedagógica y disciplinar
  • Complementar la actuación profesional
  • Necesaria
  • Clara, breve y concreta
  • Posible, exigible y aceptada
  • Actual

Contenido de la norma

Objetivo. Descripción breve de la norma

Redacción. Desarrollo en capítulos de los diferentes apartados

Campo de aplicación. Especificación del lugar, trabajo y operación

Grado de exigencia. Especificación sobre su obligatoriedad, indicando en su caso la gravedad de la falta

Refuerzo. Normas legales o particulares que amplíen el contenido

Vigencia y actualización. Plazo de entrada en vigor y fechas de revisión

Fases de la concepción hasta su implantación

  • Creación
  • Elaboración. Redacción, supervisión y corrección por parte de la dirección de la empresa y del comité de seguridad

Hacer un inventario de tareas

Descomponer las tareas en actividades y pasos

Identificar las tareas o actividades críticas

Evaluar el riesgo de cada tarea

Verificar la eficiencia de cada tarea

Establecer y escribir medidas correctoras

Redactar los procedimientos de trabajo o normas de seguridad

Poner en practica los documentos

Mantener registros relativos a su cumplimiento y actualizar los documentos

  • Difusión o divulgación
  • Vigilancia de su cumplimiento
  • Actualización de la norma por cambio de la Legislación o métodos de trabajo
Toda la información sobre señalización en el trabajo
Toda la información sobre señalización en el trabajo. Imagen de LEEROY Agency en Pixabay

Señalizaciones de seguridad en el trabajo

Para realizar efectivamente sus labores, los trabajadores deben gozar de seguridad y estabilidad.

Y esto no se refiere solamente a estabilidad mental o financiera, sino también seguridad física. Para ello, las empresas deben tomar aplicar algunas medidas de seguridad y comunicarlas a los empleados, a fin de que estos conozcan qué hacer en caso de alguna emergencia o urgencia, y evitar que un pequeño inconveniente acarree mayores complicaciones por no ser manejado adecuadamente.

Entre estas medidas destacan las señalizaciones de seguridad, las rutas de salida de emergencia, la zona de seguridad y los martillos de emergencia.

Principalmente, deben colocarse señalizaciones de seguridad que demarquen las salidas de emergencia del piso o habitación donde se encuentran los trabajadores.

Adicionalmente, es bueno colocar un esquema donde se explique la ruta de desalojo; este esquema debe publicarse en cada piso (si se trata de un edificio) o hacerlo llegar a cada trabajador. Debe señalarse claramente la ruta que debe seguir el empleado, desde su puesto de trabajo hasta la zona de seguridad donde se encontrarán todas las personas que se encuentren laborando en el edificio o local al momento de la emergencia.

También se debe comunicar claramente y con tiempo la manera de desalojar el lugar en caso de una emergencia: si deben agacharse en caso de incendio, no usar los ascensores y bajar las escaleras en caso de terremoto, las mujeres deben quitarse los zapatos altos para evitar caídas y mayores inconvenientes, entre otros.

La zona de seguridad arriba mencionada debe ser un espacio al aire libre, abierto, sin edificaciones, cables o postes cercanos que puedan caer en caso de derrumbe o deslave y herir a los trabajadores allí reunidos.

Esta zona de seguridad también debe estar claramente demarcada. Por lo general se utiliza pintura para marcar en el pavimento el área designada como “zona de seguridad”.

Señalizaciones de Seguridad en el Trabajo

Otra medida es colocar en lugares estratégicos los extintores de incendios, los aspersores y detectores de humo, y señalar adecuadamente dónde se encuentra cada uno.

Junto al extintor debe estar un pequeño manual o guía rápida que indique su uso, a pesar de que cada empleado debe recibir una inducción que le permita estar preparado para hacer uso de estas herramientas en caso de ser necesario.

De igual manera con los martillos de seguridad en los ascensores o cercanos a las ventanas, para ayudar a los trabajadores a salir en caso de quedarse atascados en una habitación.

Otras señales deben colocarse en el área de trabajo y deben ser específicas sobre precauciones que se deben tener en cuenta al ejecutar la obra, por ejemplo usar máscara y lentes de protección, o portar el uniforme en todo momento, entre otros.

Pero no basta con añadir señalizaciones de seguridad a las distintas áreas de trabajo, también la organización debe tomar un tiempo para diseñar el plan de salida y evacuación en caso de alguna emergencia, capacitar a sus empleados explicando dicho plan y realizar simulacros periódicos para que los empleados se familiaricen con el procedimiento, y evitar el nerviosismo, la desesperación y las complicaciones producto de los errores.

Para salir airoso de una emergencia, la mejor acción previa es la preparación.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad