Responsabilidad Social Corporativa

Hoy os hablaré de un tema que personalmente me interesa mucho y en el que espero profundizar en los próximos meses en que siga escribiendo en el blog. Se trata de la responsabilidad social corporativa, y es que hoy en día las personas pedimos responsabilidades a las empresas. ¿No os parece extraño? ¿Qué se puede considerar responsabilidad social corporativa y qué no?

Pues bien, ya que últimamente hay muchas campañas publicitarias sobre el tema, me gustaría daros unas claves sobre el tema. Bueno, en primer lugar hay que primero os explique qué se entiende como responsabilidad social corporativa y después vamos viendo algunos ejemplos.

Podemos decir que este concepto se centra en las actividades que realiza una empresa y que repercuten directamente sobre la sociedad, naturalmente estas actividades son positivas. Pueden estar ligadas con el medio ambiente, las personas, etc. Cualquier cosa que te puedas imaginar ha sido trabajada bajo el «manto» de la responsabilidad corporativa de alguna empresa.

Algunas empresas financian proyectos de medio ambiente como estrategia de imagen - Responsabilidad social corporativa

Algunas empresas financian proyectos de medio ambiente como estrategia de imagen

¿Qué es la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) es la forma de conducir el negocio de las organizaciones, que se caracteriza por tener en cuenta el impacto que todos los aspectos de sus actividades generan sobre sus clientes, empleados, accionistas, comunidades locales, medioambiente y sobre la sociedad en general.

La responsabilidad social corporativa implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional e internacional en el ámbito social, laboral, medioambiental y de Derechos Humanos, así como cualquier otra acción voluntaria que la empresa quiera emprender para mejorar la calidad de vida de sus empleados, las comunidades en las que opera y de la sociedad en su conjunto.

Y es que esto se entiende dado el marco social en el que vivimos; en el que año con año ha crecido la preocupación de la sociedad por temas relacionados con ética, ciudadanía, derechos humanos, medio ambiente, desarrollo económico, desarrollo sostenible e inclusión social, entre otros temas.

Muchas organizaciones dicen ser socialmente responsables al llevar a cabo acciones aisladas orientadas a la filantropía con foco en Einstein, aún no viendo la conexión de la Responsabilidad Social con su core business.

La Responsabilidad Social Corporativa tiene un concepto más amplio, y es que debe formar parte de la estrategia del negocio de la empresa, ética y transparente en todas sus relaciones, por lo tanto se debe tener claridad de su actuación en el mundo, sus impactos y actuar con una actitud preventiva, buscando las mejores prácticas posibles.

Hoy en día podemos detectar empresas que ya trabajan sus políticas de Responsabilidad Social Empresarial de manera más planificada y organizada, buscando formas de compromiso a través de, por ejemplo, la colaboración con organizaciones del tercer sector, o asumiendo compromisos públicos voluntarios.

Las empresas comienzan a poner atención a sus públicos de interés, que dependen y se ven afectados por las acciones de las empresas. Una cuestión central en este debate es que se trata de un ciclo, por lo tanto la empresa también depende de estos públicos.

Para lograr un modelo de gestión orientado a la Responsabilidad Social, es importante que la empresa conozca cuáles son sus públicos de interés, ya que cada uno interactúa, y ejerce una influencia para la empresa que debe ser identificada y analizada por la misma. El público deja de ser solamente el consumidor y pasa a englobar un número mucho mayor de personas y empresas. Son los llamados stakeholders, término creado para designar a todas las personas o empresas que, de alguna manera, son influenciadas por las acciones de una organización.

Hoy en día, el mercado y la sociedad requieren de una gestión centrada en los intereses y contribuciones fin a las partes interesadas: clientes, proveedores, comunidad, medio ambiente, proveedores, poder público y otros, que buscan la excelencia a través de la calidad en las relaciones y la sostenibilidad económica, social y ambiental. Las empresas pasan a conducir sus negocios de tal manera que los convierte en socio co-responsable por el desarrollo social, escuchando los intereses de las diferentes partes.

Concepto y definición de responsabilidad social corporativa

El concepto de Responsabilidad Social ha venido siendo desarrollado con el pasar del tiempo y con los cambios que se han producido en las estructuras organizativas. Las empresas están repensando sus valores, esto es, dejando de tener objetivos sólo económicos e incorporando una filosofía de contexto social.

En esta dirección, es importante mencionar la Pirámide de Carrol y Buchholtz que reúne y clasifica diferentes visiones y enfoques del papel de las empresas , desde el punto de vista de la sociedad, dividiendo la Responsabilidad Social Corporativa en cuatro niveles: económica, legal, ética y discrecional, a partir de la obligatoriedad y llegando a la responsabilidad asumida por voluntad y elección propia.

La responsabilidad económica significa la base para todas las otras y refleja la necesidad de la empresa de velar por su salud financiera y estratégica, para garantizar su supervivencia y crecimiento.

El segundo nivel, la responsabilidad legal, significa que la empresa debe ser responsable de la adecuación de sus acciones a la legislación vigente.

El tercer nivel, la responsabilidad ética, no es obligatoria, pero se espera que la empresa entienda la sociedad como un todo. Se traduce en decisiones de la organización y que esté de acuerdo con principios éticos y morales vigentes en la cultura social en la que la empresa está inserta, llevando a actuar en un nivel por encima del mínimo requerido por la ley.

El cuarto y último nivel alberga las iniciativas de la empresa en participar y buscar soluciones para los problemas sociales, de forma voluntaria, que depende de su elección y voluntad. No es un compromiso obligatorio y no siempre esperado, sino deseado por la sociedad.

Responsabilidad social corporativa

Desarrollo histórico del concepto de responsabilidad social corporativa

La primera década del siglo XXI se destacó por el aumento creciente de la complejidad del entorno empresarial en concepto de globalización y de la velocidad de las innovaciones tecnológicas, lo que impuso al mercado una nueva forma de realizar sus actividades.

El movimiento de Responsabilidad Social representó un fuerte punto de intervención en el modo como las empresas miraban la sociedad, dando como resultado el inicio de un cambio profundo en la mentalidad empresarial. Dicha transformación está directamente ligada a la evolución del concepto de democracia, en que la responsabilidad de las personas y el medio en que se vive dejó de ser visto sólo como responsabilidad gubernamental y pasó a ser compartida junto a las empresas y organizaciones de la sociedad civil.

Las organizaciones comenzaron a destacar por su implicación en las cuestiones sociales y la preocupación con la comunidad y con esto surgen diferenciaciones para acciones sociales desarrolladas en función del enfoque y la causa adoptadas. Algunas empresas dicen ser socialmente responsables de adoptar acciones sociales aisladas orientadas a la filantropía.

Podemos destacar aquí las diferencias existentes entre la filantropía y la Inversión Social Privada. La filantropía se destaca por el hecho de ayudar a alguien o a una comunidad de manera solidaria, y está relacionada con la generosidad y la caridad. Estas acciones pueden ser de corta duración y puntuales, que muchas veces son legítimas y necesarias, pero se trata de acciones de bienestar, sin planificación y resultados de impacto social.

La Inversión Social Privada representa la relación de la empresa con la comunidad y pasa a ser un movimiento importante en donde la transferencia de recursos privados se hace de manera planificada y sistemática para proyectos sociales, ambientales y culturales de interés público, con el objetivo de desarrollo estructural.

Una de las formas de diferenciar el concepto de Inversión Social Privada de las prácticas de las acciones de bienestar sería justamente la preocupación por planificar, supervisar y evaluar los proyectos sociales, tener una estrategia que sea orientada a resultados y la transformación social y que las acciones tengan el compromiso de la comunidad.

Hoy vemos empresas que trabajan sus políticas de Responsabilidad Social de forma planificada, organizada, buscando el compromiso de las asociaciones y, a menudo con el tercer sector, o incluso la creación de sus propios Institutos o Fundaciones empresariales.

La elección del modelo por el cual la empresa opera sus acciones sociales por medio de la responsabilidad social y la inversión social privada debe considerar su madurez social y su compromiso con la causa adoptada.

Por medio de estudios en la que podemos comprobar la maduración de las cuestiones relacionadas con el tema de la responsabilidad social y la evolución del concepto de Inversión Social Privada, pasando de Einstein a la tecnología social y la capacidad de desarrollar e influir en la cultura de la Responsabilidad Social Corporativa para que permee en las decisiones estratégicas y de negocio de las empresas.

Por tanto, podemos destacar que la empresa socialmente responsable es aquella que toma en consideración las expectativas de las partes interesadas, se preocupa por los impactos de sus decisiones y actividades en la sociedad y en el medio ambiente, mediante un comportamiento ético y transparente que contribuya al desarrollo sostenible, de conformidad con la legislación aplicable, esté integrada en toda la organización y que sea practicada en sus relaciones.

Responsabilidad social corporativa

Ejemplos de responsabilidad social corporativa

A continuación, te presentamos dos buenos ejemplos de responsabilidad social corporativa:

Inditex

Es una de las grandes industriales en el mundo. Desde el año 2001, dispone de un departamento propio de RSC destinado a evaluar los cambios que se derivan de su crecimiento y expansión, tanto dentro como fuera de España. Sus principios básicos se basan en la buena fe de cara a sus clientes y a la sociedad en general, en diálogo continuo con los grupos de interés y en la transparencia informativa sobre su estrategia de sostenibilidad. Su compromiso se basa en la acción social y en la preservación de los recursos naturales.

Mercadona

Esta extensa red de supermercados apuesta por una cadena agroalimentaria sostenible. Sus prácticas más destacadas son: la descarga silenciosa en las ciudades para no causar trastornos, el ahorro energético en sus instalaciones a través de su proyecto Tienda Ecoeficiente, la reutilización de los residuos y de los productos de limpieza y un programa periódico de donaciones para el Banco de Alimentos, Cruz Roja, Cáritas y comedores sociales. Implementa, por tanto, una estrategia social y ambiental.

Responsabilidad Social Corporativa en plena crisis económica

En tiempos de crisis, y esta es una de las razones que dan luz a las tan numerosas iniciativas de responsabilidad social corporativa, las empresas se esfuerzan por dar la mejor cara a sus clientes ya su entorno. Por esta razón, escuchamos decir, por ejemplo: «El banco x ha dado 150.000 € para la investigación del cáncer» o «Somos una empresa petrolera, pero nos interesan las energías renovables» (Cuando oigo estas cosas no puedo parar de reír).

¿Y realmente son buenas intenciones o alguien esconde un as en la manga? Pues tal y como he adelantado, todo se trata de una estrategia de imagen. Es cierto que nosotros pedimos responsabilidades a las empresas, ya que forman parte de nuestro entorno y necesitamos que parte de sus beneficios los inviertan en obras sociales o fundaciones (una de las otras actividades ocultas de la responsabilidad social corporativa), cuidar el medio ambiente financiando proyectos de diverso tipo o potenciar a los estudiantes con mejor expediente mediante programas de becas.

Pero ante esta creciente demanda de responsabilidad por parte de los ciudadanos, las empresas han decidido aprovecharse de la situación dando la vuelta al concepto. Piense que aquí nadie regala nada, y por tanto, si una empresa invierte en responsabilidad social corporativa es porque directamente mejora su imagen de cara a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad