Rentabilidad de los negocios: económica, financiera, comercial y social

La rentabilidad es la relación entre los ingresos de una empresa y el dinero que ha recaudado para obtenerlos. Es un elemento clave para evaluar el rendimiento de las empresas.

Los expertos en economía distinguen dos tipos de rentabilidad: económica y financiera.

Rentabilidad económica

Entre los indicadores económicos relacionados con el mundo de los negocios, tal vez el rendimiento de la inversión (return on investment o ROI) sea uno de los más importantes porque mide la rentabilidad económica.

Es un término bastante común en el análisis de las inversiones y se utiliza principalmente para identificar los beneficios financieros, tanto potenciales como pasados.

La métrica del ROI muestra, por medio de una tasa de rendimiento, cuánto ha ganado (o perdido) un inversor en relación con el valor aplicado en una inversión determinada, al tiempo que ofrece un análisis de lo que ha ocurrido y una perspectiva sobre el futuro del ROI.

Calculando el ROI para conocer la rentabilidad de la empresa
Calculando el ROI para conocer la rentabilidad de la empresa

El ROI es un parámetro que sirve para analizar el rendimiento de cualquier tipo de inversión sea un proyecto de investigación tecnológica, una campaña de marketing, la compra de una nueva máquina o la adquisición de un nuevo título de renta fija para su cartera de inversiones.

Con el ROI los inversores suelen ver al evaluar la posibilidad de seguir adelante con el proceso de inversión. Pues desde el punto de vista del propietario del capital, es esencial saber cuánto ganará en ingresos para cubrir todo lo que ha invertido.

Calcular el ROI es necesario porque con él es posible:

  • Evaluar cómo diversas iniciativas e inversiones contribuyen a la obtención de resultados económicos.
  • Planificar objetivos y metas sobre la base de resultados alcanzables.
  • Determinar el plazo de rendimiento de las inversiones y la curva de respuesta específica de cada una de ellas.
  • Hacer posible un proceso de toma de decisiones más objetivo, basado en cifras.
  • Ofrecer un incremento potencial en los beneficios.

¿Cómo se calcula el ROI?

La fórmula de cálculo del ROI es:

(ganancias-costes de inversión) / costes de inversión.

El retorno de la inversión (ROI) se utiliza a menudo como un indicador clave de desempeño (KPI) por los gerentes de empresas para elegir entre varios proyectos o inversiones, teniendo en cuenta cuál será el más rentable.

Sin embargo, este cálculo sigue siendo sólo una «cifra» y, por supuesto, no tiene en cuenta otros factores muy importantes en una inversión, como el riesgo, que debe utilizarse para ponderar la cifra bruta del retorno de la inversión.

¿Para qué sirve el ROI?

La utilidad de ROI puede ser aplicada a dos perfiles bien distintos:

  • Para los inversores externos, en primer lugar, con el fin de ayudarles a elegir entre un producto o inversión en particular. Por lo tanto, el ROI se utilizará para evaluar el valor de la inversión.
  • Dentro de la empresa. También en este caso, a menudo se induce a los directivos a utilizar el retorno de la inversión para decidir si invertir en un producto o proyecto.


Rentabiliad financiera

El cálculo de la rentabilidad financiera tiene en cuenta únicamente el capital social.

De esta manera, permite comprender la capacidad de generar beneficios únicamente a partir del capital aportado por los accionistas. Cuanto mayor sea el rendimiento financiero, más atractiva será la empresa para los proveedores de capital.

Hay varias técnicas para aumentar la rentabilidad financiera, como la deuda. Pero si es demasiado alta, la deuda puede suponer un mayor riesgo financiero para los accionistas porque su demanda de rentabilidad también está creciendo.

En economía, la rentabilidad financiera se considera la relación existente entre el beneficio económico generado a partir de una acción y los recursos que se exigen para la generación de beneficio. Dicho de otra manera, la rentabilidad o «return on equity» en inglés (ROE) puede entenderse como el retorno recibido por un accionista o una empresa por su participación económica.

Cualquier negocio implica la aceptación de un riesgo para obtener un rendimiento económico. En definitiva, puede ser rentable o generar pérdidas la manera en que una determinada entidad invierte su dinero con la finalidad de generar beneficios.

Habitualmente, la rentabilidad se muestra en forma de porcentaje. Si una empresa invierte 20 euros y sus intereses son de 2 euros, la rentabilidad obtenida es del 10%.

El método más empleado para calcular rentabilidades es el sistema Dupont, que contempla diversas variables que calculan la rentabilidad neta sobre las ventas, pero también la rotación de ventas sobre el patrimonio.

Posteriormente, cada organización preferirá trabajar la rentabilidad desde el punto de vista de su capacidad para vender más productos u ofrecer más servicios a bajo coste frente a la estrategia de tener un mayor margen de beneficios si la presión de tener que vender tanto.

En definitiva, la rentabilidad financiera es una proporción destinada exclusivamente a los accionistas, la rentabilidad totalmente económica se refiere a los resultados de la empresa.

¿Cómo se calcula el ROE?

ROE = beneficio neto del ejercicio N / Patrimonio del año N-1

El resultado neto representa el resultado registrado en un ejercicio (1 ejercicio): esta información es visible en la cuenta de resultados de la empresa.

El patrimonio neto está formado por el dinero aportado por los accionistas, los beneficios de otros años puestos en reserva y el último beneficio neto: estos datos se registran en el balance financiero de la empresa.

Por lo tanto, el ROE refleja el rendimiento anual del patrimonio neto en relación con las ganancias. En pocas palabras, expresa la cantidad de beneficios que la compañía puede generar cada año por cada euro de capital invertido por los accionistas.

Análisis de la evolución de la rentabilidad
Análisis de la evolución de la rentabilidad

Rentabilidad comercial

Este ratio permite comparar el beneficio neto de la empresa con su volumen de negocios. Este tipo de ratio puede ser útil para estimar el riesgo de una caída en el volumen de negocios de la empresa.

Si la rentabilidad comercial es baja, un ligero descenso en el volumen de negocios puede resultar en pérdidas, más o menos importantes.

Rentabilidad social

Además del aspecto económico y financiero, también está la llamada rentabilidad social. Esta última, frente a la renabilidad puramente económica, considera que un Estado o una institución gubernamental (también hay casos de empresas privadas) debe reportar más beneficios que pérdidas en la sociedad que está integrada.

En una empresa pública, por ejemplo, el objetivo no es generar beneficios económicos, sino proporcionar beneficios al conjunto social. Desde este punto de vista, toda institución gubernamental debe contemplar su rentabilidad social como objetivo básico. Por ejemplo, la rentabilidad social del transporte público o de un hospital (que necesariamente generará pérdidas).

Curiosamente, la empresa privada también ha empezado a considerar la rentabilidad social para la comunidad. Se entiende que el único objetivo de una empresa no es solo ganar dinero, sino devolver algo a la sociedad en el plano social, económico y medioambiental. Es la responsabilidad social corporativa.

La rentabilidad social se relaciona con la sostenibilidad, que establece que las personas, empresas y gobiernos tienen que marcarse como objetivo la posibilidad de alcanzar un modelo desarrollo ecológico que no pase por la destrucción del planeta. Sobre todo, porque las próximas generaciones no van a tener otro al que irse a vivir.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad