¿Refleja tu contrato de trabajo tu categoría profesional?

Conozco a mucha gente que siendo licenciada y realizando funciones que se corresponden con su titulación, sigue apareciendo en su contrato como auxiliar administrativo, lo cual además de por razones económicas, por propio orgullo les incomoda profundamente. Ahora bien, ¿se puede hacer algo por solucionarlo? Y a ti, ¿te han reflejado en tu contrato de trabajo tu categoría profesional?

Para empezar, tenemos que hacer obligada referencia a lo que al respecto tienen que decir Estatuto de los Trabajadores. Concretamente el artículo 22 determina que mediante la negociación colectiva o, en su defecto, el acuerdo entre la empresa y los representantes de los trabajadores, se establecerá el sistema de clasificación profesional de los trabajadores, por medio de categorías o grupos profesionales.

Se realiza esta subdivisión entendiendo como grupo profesional el que agrupe unitariamente las aptitudes profesionales, titulaciones y contenido general de la prestación, y podrá incluir tanto diversas categorías profesionales como distintas funciones o especialidades profesionales.

Contrato de trabajo y categoría profesional

Contrato de trabajo y categoría profesional

El concepto con el que trabaja el Estatuto de los Trabajadores entiende que una categoría laboral es equivalente a otra si la aptitud profesional necesaria para el desempeño de las funciones propias de la primera permita desarrollar las prestaciones laborales básicas de la segunda, realizando, si es necesario, cursos simples de formación o adaptación.

Ahora bien, respecto a la vinculación existente entre la titulación que se ostenta y la categoría laboral, hay algo más que decir. Aunque la existencia o no de una titulación puede condicionar en gran medida, las tareas que se van a desempeñar, el hecho de tener un titulo no va a determinar necesariamente la categoría que va a ocupar. Teóricamente, aunque después en la práctica pueden ocurrir otras cosas, esa decisión se tomará de mutuo acuerdo entre el trabajador y la empresa a la hora de celebrar el contrato.

Esta situación tiene su explicación porque no hay ningún inconveniente en que un titulado sea contratado por una empresa para desempeñar funciones que no se corresponden con esa titulación, quedando encuadrado en una categoría inferior a la que recoge el convenio para esa titulación. Al revés, sin embargo, si puede haber impedimentos para que un profesional sin titulación acceda a determinadas categorías.

Para terminar, cabe señalar que ninguna normativa obliga a un empresario a contratar a un trabajador asignándole la categoría profesional correspondiente a su titulación.

Mas informacion sobre este tema

45 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad