¿Qué significan los códigos E de las etiquetas de los alimentos?

Actualmente todos los productos deben cumplir unos requisitos mínimos de información al consumidor, que despeje las confusiones que puedan generarse durante la compra. Sin embargo, un estudio realizado por CEACCU (Confederación Española de Organizaciones de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios) muestra que no lo están consiguiendo, puesto que la comprensión del significado de los términos más corrientes de las etiquetas de los alimentos es bastante preocupante: la nota media es de un mínimo 3,9 sobre 10.

Un porcentaje muy alto de consumidores consultamos el etiquetado de los productos que compramos, pero ¿qué es lo que consultamos?

  • 81.5% Frescura del producto
  • 64.8% Ingredientes
  • 58.4% Instrucciones de conservación
  • 48.7% Marca
  • 46.7% Instrucciones de empleo
Es conveniente consultar las etiquetas de los alimentos

Es conveniente consultar las etiquetas de los alimentos

Las etiquetas de los alimentos no solo son importantes por la información que nos ofrecen, sino también porque puede inclinar la decisión de compra hacia un lado u otro. Así, por ejemplo, frases que animan a comprar son “rico en fibras”, “sin colorantes, “con vitaminas” y “bajo en materias grasas“. En cambio, la presencia de aditivos, los agentes conservadores son las que más disuaden de la compra, probablemente por las dificultades que generan para interpretarlos.

Los famosos aditivos que tan mala fama se han ganado, deben figurar por ley en las etiquetas de los alimentos que los contengan. Pueden aparecer transcribiendo su nombre científico, es decir, con “palabrejas” del tipo riboflavina (colorante natural que además es una vitamina del grupo B) o butilhidroxianisol (antioxidante de origen artificial), o bien, con el código E.

Teóricamente la existencia de palabras incomprensibles genera desconfianza en el consumidor, por lo que se suele recurrir a la opción codificada del tipo E101 (riboflavina) ó E320 (butilhidroxianisol).

– La “E” informa de que el código pertenece a toda la UE.

– El primer número indica el tipo de aditivo. Así, 1 para colorantes, 2 para conservantes, 3 para antioxidantes y así hasta 9 que son edulcorantes.

– El segundo número es una subclasificación dentro de cada tipo de aditivos. Así para los colorantes: 0 para amarillos, 1 naranjas, 2 rojos,.

– El tercer número identifica diferentes variedades de una misma familia.

etiquetas de los alimentos

Etiquetas en los alimentos

Como ves, la interpretación no es ni mucho menos evidente, pero en principio, lo que parece contradecirse con la razón de ser de las etiquetas que deben presentar una información clara, suficiente y fidedigna acerca de los productos alimenticios y procedimientos de producción, impidiendo la publicidad engañosa. Para ello, deben cumplir unos principios generales: no pueden inducir a error al comprador, no pueden atribuir al alimento efectos o propiedades que no posea y tampoco propiedades preventivas, terapéuticas o curativas. Para ello, todas las etiquetas de los alimentos deben tener una información mínima obligatoria indicando:

  • La Denominación de Venta del Producto, prevista en las disposiciones reglamentarias (por ejemplo, no es válida la denominación de «Jamón Dietético» sino que se debe utilizar la denominación correspondiente: «Jamón York»).
  • Lista de Ingredientes, reflejándolos por orden decreciente de sus pesos.
  • La Cantidad Neta, expresada en unidades de volumen para los productos líquidos y en unidades de masa para el resto. En productos sólidos acompañados de un líquido, debe aparecer la masa neta escurrida.
  • Grado de Alcohol: las bebidas con grado alcohólico superior en volumen al 1,2% deben incluir la indicación del grado alcohólico volumétrico adquirido.
  • Fechas: debe figurar la fecha de duración mínima o, en su caso, la fecha de consumo preferente y se indica con las siguientes leyendas: «Consumir preferentemente antes del.», «Consumir preferentemente antes del fin de.» o bien, en productos alimenticios microbiológicamente muy perecederos, donde se sustituye por «Fecha de caducidad».
  • Identificación de la Empresa y Lote de Fabricación
  • Lugar de Origen.

Quizá también te interese leer: 10 trucos para convertirse en blogger de alimentos.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad