Precios y mercado

La especialización resulta imprescindible en una sociedad como la nuestra, donde el producto debe llegar al consumidor de forma casi inmediata y en buen estado de uso y consumo. Hablamos de precios y mercado.Las actuales cadenas de producción (las cadenas de montaje de automóviles, por ejemplo), vigentes en todas las empresas, precisan de esa división, donde cada trabajador, especializado en una tarea concreta y exclusiva, contribuye de manera parcial a la elaboración del producto final, destinado al consumo.

La división del trabajo

Este sistema nace con la Revolución Industrial en los siglos XVIII y XIX y se desarrolló fundamentalmente en Inglaterra. La especialización, hasta llegar a las fábricas, siguió una larga evolución. En principio la economía se utilizaba básicamente para el consumo y no existía división del trabajo; con el nacimiento del intercambio de productos cada miembro de la familia se especializa en la producción de determinados bienes, ya que éstos circulan en la economía más rápidamente; esta economía artesanal dará paso al desarrollo de las ciudades y al nacimiento de las fábricas que harán posible la división industrial del trabajo, al mismo tiempo que permitirán la producción en serie o multiplicada.

En consecuencia, el proceso productivo se desarrolla en menos tiempo, los equipos productivos se usan continuamente y la simplificación de las tareas permite la introducción de la maquinaria.

Hoy en día las empresas producen a gran escala, gracias a la división del trabajo; el producto, de esta forma elaborado, resulta más barato y llega a un gran número de consumidores. Sin em bargo, pese a las ventajas del progreso que lleva consigo la especialización, este sistema ha sido objeto de numerosas críticas, puesto que reduce la capacidad e iniciativa del individuo al convertirle en una mera pieza de la cadena de producción.

La economía de mercado

Economía de mercado es la denominación con la que se conoce al sistema que, basado en el mercado, responde a las cuestiones principales que se plantea la economía:
– ¿Qué bienes producir?
– ¿Cómo producirlos?
– ¿Para quién se producen?

La economía de mercado surge del principio de la mano invisible imaginado por Adam Smith en 1776, según el cual, cada individuo al perseguir su propio interés era guiado por una mano invisible hasta realizar lo más conveniente para todos, de tal manera que cualquier intervención del Estado iba a resultar perjudicial.

El sistema de economía de mercado, defendido por los economistas clásicos, se desarrolla en el propio mercado a través del mecanismo de precios que coordina, de manera automática y espontánea, las múltiples decisiones de productores y consumidores. Este mecanismo es el que rige hoy en día en la mayoría de las sociedades capitalistas, aunque con ciertas deficiencias.

La oferta y la demanda

obreros fábrica no conscientes de que los precios dependen de su trabajoAnálisis de la demanda
Llamamos demanda o cantidad demandada de un bien X a la cantidad de ese bien que los consumidores desean comprar.
* Factores determinantes:
Precio del propio bien. La cantidad demandada de un bien (qx) depende fundamentalmente de su precio (Px). De tal forma que, a mayor/menor precio, menor/mayor será la cantidad que se demanda.
Precios de otros bienes. La demanda de un bien depende asimismo del precio (Py) de otros bienes. La demanda de un bien puede aumentar si sube el precio de otro bien (bienes sustitutivos) o puede disminuir si sube dicho precio (bienes complementarios).
Renta. La demanda de un bien depende también de la renta del consumidor (Y) o demandante, por ello: a mayor renta, mayor demanda.
Gustos. Por último, la demanda de un bien dependerá de los gustos y preferencias del demandante. Esos gustos vendrán determinados por la satisfacción o utilidad que le reporte el consumo de ese bien concreto (U).
Podemos simbolizar la función de demanda mediante la ecuación:
qx = D (Px, Py, Y, U)
La relación entre la cantidad demandada de un bien X, qx, y su precio, Px, la representamos en la curva de demanda, que expresa dicha relación funcional.
Esta curva es decreciente e indica que a mayor precio, menor es la cantidad demandada del bien X.
* Variaciones de la curva de demanda.
Bajo la denominación de variaciones de la curva de demanda nos referimos a los desplazamientos que hacia la derecha o hacia la izquierda experimenta dicha curva, hablándose de variaciones de la demanda. La curva adopta, por tanto, una nueva posición.
El desplazamiento hacia la derecha de la curva de demanda supone que, a cada precio, la demanda sea mayor. Este desplazamiento puede ser debido a los siguientes factores:
Aumento de la renta del consumidor si el bien es normal.
– Incremento del precio de un bien sustitutivo.
– Disminución del precio de un bien complementario.
– Cambio de gustos en favor del bien que se consume.
– Aumento de población, pues ello supone una mayor demanda.
– Mejora de la distribución de la renta entre los consumidores.
El desplazamiento a la izquierda de la curva de demanda supone que a cada precio la demanda correspondiente sea menor. Dicho desplazamiento será debido a un comportamiento inverso de los factores señalados.
* Variaciones de la cantidad demandada.
Ahora se habla de desplazamientos de un punto a otro en la misma curva de demanda, sin que su posición cambie. Estos desplazamientos sobre la curva de demanda se deben a variaciones del precio del bien en cuestión

Análisis de la oferta

Llamamos oferta o cantidad ofrecida de un bien X a la cantidad de ese bien que los productores desean fabricar y vender.
La oferta y la demanda van a ser las fuerzas determinantes del precio del mercado.
* Factores determinantes:
Precio del propio bien. La oferta de un bien (qx) depende de su precio (Px). A un precio mayor/menor, más/menos rentable resulta la producción y, por lo tanto, la oferta.
Precio de otros bienes. La oferta de un bien depende asimismo de los precios de los otros bienes (Py). El aumento en el precio de los otros bienes supone que la producción del bien cuyo precio no se ha elevado, sea menos rentable económicamente. De esta forma la oferta de un bien disminuye/aumenta cuando el precio de los otros bienes aumenta/disminuye.
Precio de los factores productivos. La oferta de un bien depende además del precio de los factores productivos Pf. Un aumento de ese último supone un incremento del coste de producción de los bienes que utilicen los factores de producción, cuyo precio se ha elevado, y por lo tanto, una menor oferta de dichos bienes y al contrario.
Estado de la tecnología. El nivel de conocimientos tecnológicos (Ct) influye en la cantidad de los bienes que se desean producir y en el modo de producirlos, aunque su precio no varíe.
Gustos de los productores. Por último, la oferta de un bien dependerá de los objetivos y gustos de las empresas (V). Cuanto menor sea la preferencia por el riesgo de un empresario, menor será la producción de aquellos bienes cuya obtención sea arriesgada.
Podemos resumir todo esto en la función de oferta, cuya ecuación es la siquiente:
qx = O (Px, Py, Pf, Ct, V)
La relación entre la cantidad ofrecida de un bien X, qx, y su precio, Px, la representamos en la curva de oferta, que expresa dicha relación funcional.
Esta curva es creciente e indica que a mayor precio, mayor es la cantidad ofrecida del bien X.
* Variaciones de la curva de oferta.
Estas variaciones suponen un desplazamiento a la derecha o a la izquierda de dicha curva y significan una variación de la oferta.
Un incremento de la oferta -en este caso la oferta se desplaza a la derecha conlleva que a cada precio, el productor desee fabricar y vender más.
Esto se debe a varias razones:
– Mejoras de la tecnología.
– Reducción de los precios de los otros bienes.
– Disminución de los precios de los factores utilizados en la fabricación del bien determinado.
– Cambios en los objetivos de los productores.
* Variaciones en la cantidad ofrecida.
Estas variaciones suponen desplazamientos sobre la misma curva de oferta. Ahora se habla de variaciones de la cantidad ofrecida y son debidas al incremento o disminución del precio del bien considerado.

economía de mercado

El mercado y los precios

Este término, al que ya hemos hecho alusión anteriormente, se refiere al conjunto de actividades por medio de las cuales los compradores y vendedores potenciales entran en contacto para dedicarse a la compra y venta de los medios que precisan (bienes y servicios, factores productivos, materias primas…) para llevar a cabo sus actividades.

Clases de mercado
Aunque con el término mercado nos podemos referir al conjunto de operaciones de intercambio que tiene lugar en la economía, a nivel específico podemos distinguir dos mercados básicos
– Mercado real o de bienes y servicios
– Mercado monetario o de los activos financieros, entre los que destaca el dinero.
La formación de los precios: el equilibrio
El análisis conjunto de la oferta y la demanda, permite estudiar la formación de los precios en el mercado.
Se dice que un mercado está en equilibrio cuando la cantidad demandada y la cantidad ofrecida son iguales para un precio determinado. Es decir, cuando la cantidad que los demandantes de sean comprar es la misma que los ofertantes desean vender a un precio que llamaremos de equilibrio.

En esta situación no existirá ni exceso de oferta ni de demanda que diese lugar a modificaciones en el precio.
Existirá desequilibrio en el mercado cuando el precio exigido por el productor por la mercancía no coincida con el precio que los consumidores están dispuestos a pagar. En esta situación el mercado no se vacía.

La competencia perfecta
Se dice que una economía es perfectamente competitiva cuando:
– La propiedad de los recursos se encuentra en manos privadas.
– La toma de decisiones tiene lugar a nivel de los consumidores individuales y de los directivos de las empresas, sin coacciones exteriores.
– Existen mercados para todos los bienes y servicios.
– Ningún consumidor ni empresa tiene poder para influir en el precio o en el mercado, por medio de sus acciones individuales (son precioaceptantes).
– Los vendedores y compradores sólo se preocupan de los precios y calidades de los bienes intercambiados.
En la actualidad la competencia perfecta pura, o doctrina del laissez faire que defendieron los clásicos, no existe. Se puede hablar de un sistema mixto, basado en la libre iniciativa y compe tencia de las empresas, aunque restringida en mayor o menor grado, y en la mayoría de las veces por parte de los organismos e instituciones públicas.

La competencia imperfecta

Se habla de competencia imperfecta o de imperfecciones de mercado para indicar aquellas situaciones en que tanto los ofertantes como los demandantes no se comportan como precioaceptantes. Y además en todas aquellas situaciones en que se alteren cualesquiera de los supuestos establecidos en la competencia
perfecta.

La economía de mercado, fundamentada en la competencia perfecta, no determina el papel del Estado en la economía ni los límites entre propiedad pública y privada. Además, tampoco garan tiza la estabilidad de una economía frecuentemente sujeta a fluctuaciones y depresiones.
Ejemplos de competencia imperfecta:
– Monopolio o situación en que el mercado está formado por un solo vendedor. Un ejemplo sería la empresa Coca-Cola.
– Duopolio o aquella situación en que el mercado está compuesto por dos oferentes y muchos demandantes.
– Oligopolio o situación de mercado en la que existen varios oferentes y muchos demandantes. Por ejemplo, los países de la OPEP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad