Orientación educativa y profesional en distintos países de la UE

La institucionalización de Servicios y Orientación en Europea comienza a finales de la década de los veinte con la creación de diversos organismos de carácter nacional y centralizado, en consonancia con las propias estructuras administrativas de los Estados. En un primer momento se presta atención a las funciones de orientación profesional como exponente de las necesidades de adecuación y distribución del potencial humano a las exigencias industriales del momento.

La vinculación institucional de la orientación con los sistemas educativos presenta aspectos diferenciales en Europa con respecto a los Estados Unidos. Así, mientras que en éstos últimos la orientación es un componente más dentro del sistema educativo y es en el seno de las instituciones escolares donde se genera un fuerte movimiento de orientación, en Europa se aprecia un mayor distanciamiento de la realidad educativa dada la ausencia de una verdadera autonomía escolar que permita la introducción de innovaciones sin necesidad de que todo el sistema las asuma.

Asimismo, el proceso institucional ha estado influenciado por la tipología y calificación administrativa de los profesionales que han venido desarrollando las funciones de orientación. La existencia o no de titulaciones específicas de orientación en el nivel universitario así como el tipo de acceso a cuerpos o estamentos de orientadores ha determinado situaciones diferenciales en los diversos países.

El estado actual de la organización de los Servicios de Orientación en Europa no responde a un único modelo ni presenta estructuras administrativas semejantes. El mayor o menor énfasis en la dimensión educativa, su dependencia jurídica (en distintos países, diferentes Ministerios asumen dichos cometidos), la mayor o menor preponderancia de la orientación estrictamente profesional, el «status» jurídico y capacitación profesional de los orientadores así como la legislación existente son, entre otros hechos, aspectos que diferencian las situaciones de cada país. Bien es cierto que en los momentos presentes, como resultado del proceso de integración comunitaria, se están generando tendencias más o menos comunes que deberán cristalizar en una mayor homogeneidad de dichos Servicios.

¿Cuáles son estas tendencias?

Orientación laboral en la Unión Europea

Orientación laboral en la Unión Europea

TENDENCIAS ACTUALES DE LA ORIENTACIÓN EDUCATIVA Y PROFESIONAL EN LA COMUNIDAD EUROPEA

Es un hecho incuestionable que todos los sistemas educativos de los países desarrollados han incorporado un modelo de Servicios de Orientación como una de las piezas fundamentales para el logro de una educación de calidad. No ha sido menos nuestra LOGSE, al considerar a la orientación educativa y profesional como un factor de calidad de la educación (art. 55). Sin embargo, hemos de reconocer que tal incorporación ha tenido diferentes trayectorias en función de los diferentes planteamientos administrativos y la tradición histórica de cada uno de los países de nuestro entorno. Así mismo, dichos Servicios se han visto obligados a replantearse sus funciones y modelos de actuación a la luz de las nuevas necesidades y cambios acontecidos en los marcos sociales y educativos. El análisis llevado a cabo por los profesores Watts y Plant (1987) en los países de la C.E. pone de manifiesto una serie de tendencias o directrices de acción que explicitamos a continuación.

1. La orientación ha de concebirse como un proceso continuo. Este principio implica que los Servicios de Orientación no sólo han de actuar a lo largo de toda la etapa educativa del alumno, sino también en la etapa de transición a la vida adulta y profesional así como a lo largo de la vida adulta y activa de la persona. El proceso educativo no termina con la educación formal y en una sociedad de cambio tecnológico es imprescindible que el proceso de ayuda a la persona vaya más allá de la etapa de escolarización formal.

2. Los Servicios de Orientación no pueden concebirse como algo periférico o marginal al propio marco escolar. El concepto de servicio anexo ha demostrado suficientemente su ineficacia. Por tanto, las funciones de orientación no pueden concebirse sino como parte integrante del proyecto y del proceso educativo, cobrando importancia creciente la función del profesional de la orientación en el propio seno de la escuela. De otra parte, es necesario implicar en tales funciones a todos los agentes educativos: profesores, dirección, familia, comunidad y a los propios alumnos. La existencia de servicios externos puede justificarse en la medida en que sean concebidos como agentes cooperadores y consultores de los propios servicios internos de la institución escolar. La función de coordinación, unida a las de documentación, investigación, formación y soporte técnico para situaciones especiales debería constituir su ámbito de competencias.

3. Se impone un cambio en el modelo de actuación de los profesionales de los Servicios de Orientación. Si los profesionales de la orientación tienen que asumir el rol de agentes del cambio y dinamizadores de los procesos de innovación es obvio que su actuación debe caracterizarse por:

  • Superar el modelo terapéutico-psicologista de la relación uno a uno como el modelo preponderante de actuación.
  • Trabajar de acuerdo a un programa de acción integrado en el propio programa educativo, constituyéndose en un educador más del equipo pedagógico.
  • Incrementar considerablemente su trabajo con los propios grupos de alumnos, saliendo del reducto del despacho u oficinas de los servicios de orientación.
  • Dar entrada a la utilización de nuevos medios y recursos para el desarrollo de su función tales como la informática y medios de comunicación social.
  • Asumir la función de consultor tanto de los agentes de la administración y dirección escolar como de los propios docentes.
  • Constituirse en un elemento clave en la relación familia-escuela, desarrollando una función de educador de padres ya que estos constituyen, por sí mismos, agentes activos de la orientación.
  • Traspasar el ámbito estrictamente educativo y establecer las adecuadas relaciones con los sectores productivos y demás agentes sociales.
  • Establecer los adecuados canales de comunicación con otros profesionales y organismos a fin de llevar a cabo las pertinentes investigaciones que contribuyan a un mejor conocimiento de la realidad sobre la que se actúa y a una mejora de sus propias intervenciones.

4. El individuo, sujeto de orientación, debe ser considerado como agente activo de su propio proceso de orientación. Asumir este postulado significa, entre otros puntos:

  • Promover las situaciones que den cabida a programas de acción en donde los sujetos puedan experimentar el proceso de toma de decisiones personales. Sustituir las directrices por un consejo orientador, motivador de la autorreflexión y de la asunción de responsabilidad personal.
  • Conceder importancia creciente a la autoevaluación frente a la heteroevaluación del individuo.
  • Facilitar la alternancia estudio-trabajo como medio de facilitar la exploración del contexto profesional, desarrollo de la madurez vocacional y forma de hacer patente el proceso de educación permanente.
  • Promover la participación activa de los jóvenes en el conjunto de órganos, centros, programas o actividades de las cuales son destinatarios.

No es difícil deducir, de lo anteriormente expuesto, que la conceptualización de la orientación que subyace en los anteriores planteamientos rompe los estrechos moldes en los que nos estamos moviendo actualmente. Se impone una seria reflexión que nos conduzca a una reestructuración de las políticas fragmentarias que en la actualidad se están desarrollando. La unidad de acción es necesaria, debiéndose superar protagonismos individuales, aunque es necesario dejar claro que tal unidad no significa igualdad de programas, pues estos han de estar enraizados en la realidad y necesidades de cada contexto.

Rodríguez Espinar, además de los puntos expuestos, señala otros que, a juicio de dicho autor, deben orientar un nuevo modelo institucional de Orientación a nivel Europeo, y éstos son los siguientes:

  • El centro educativo constituye el marco óptimo de la intervención orientadora. El análisis de sus recursos humanos así como su potenciación deben ser objetivo prioritario.
  • La sectorialización ha de entenderse desde una doble perspectiva:
  • La que hace referencia a la coordinación, apoyo y formación de los agentes orientadores del sector.
  • La de la atención específica a sujetos con necesidades especiales.
  • La asunción de los principios de prevención e intervención social reclaman de los profesionales de la orientación romper con el marco escolar como ámbito exclusivo de intervención.
  • El modelo organizativo debe ser lo suficientemente flexible para poderse adaptar a los planes generales así como a los programas de actuación en contextos específicos.
  • La supervisión y evaluación de los Servicios de Orientación no puede estar supeditados a organismos o estamentos cuya actuación han de ser objeto de análisis por los propios Servicios de Orientación.
  • Si el currículum es la vía fundamental de intervención educativa, éste ha de contener los suficientes elementos de actuación para que la acción orientadora sea nuclear y no periférica al propio sistema.
  • La coordinación, bajo un plan general de actuación, con servicios o actuaciones externas al sistema formal educativo es condición necesaria para hacer patente el carácter de proceso continuo de la orientación.

Si bien, y, como hemos expuesto en un principio, el estado actual de la Organización de los Servicios de Orientación en Europa no responde a un modelo único ni presenta estructuras administrativas semejantes.

¿Cuál es la organización de la Orientación Educativa y Profesional actualmente en los países de la C.E.?.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.