Mejorando la economía del hogar

Hoy en día, todos necesitamos algunas recomendaciones para mejorar nuestra economía. Asimismo, existen medidas para recortar el gasto que supone el hogar o mejor dicho optimizarlo. Es cierto que, esta optimización puede llegar a representar quizá un 6 o 12% mensual o quizás menos. Sin embargo, es dinero que puede invertirse en algo más productivo o que puedes invertir en una cena, entre otras cosas. Realmente, en muchos casos no cuesta nada poner en práctica este tipo de acciones.

Asimismo, debemos tener una mentalidad donde podamos evaluar el costo/beneficio de las cosas. Sera entonces cuando podamos grano a grano realizar una buena optimización de los gastos del hogar.

Una de las maneras de mejorar la economía del hogar es mediante el buen uso de la iluminación. Esto es posible apagando las luces que no utilicemos en casa, más aun si no son del tipo de bajo consumo. Asimismo, si aún no hemos reemplazado los bombillas halógenas por los ahorradores, es algo que podemos comenzar a hacer. Podemos ver que el ahorro energético puede ser significativo entonces.

Del mismo modo, resulta que se puede regular el consumo de la calefacción que tenemos en casa. Se recomienda tener una temperatura de 20 grados Celsius, sobre todo cuando es invierno o hace frio. Si normalmente se utiliza a 24 grados, al disminuirlo se estará ahorrando energía, lo que se traduce en dinero.

Consejos para mejorar la economía el hogar

Consejos para mejorar la economía el hogar

Otro consejo para mejorar la economía del hogar es utilizar los equipos electrónicos con consciencia. Muchas veces la impresora es uno de los equipos que más consume. También podemos apagar el monitor de la computadora cuando no está en uso. Asimismo, hay equipos que poseen la opción de stand-by, sin embargo, muchos de ellos cuentan con electrónica que queda aún funcionando. Esto puede llegar a representar hasta el 10% de consumo del equipo cuando está en funcionamiento.

En el mismo orden de ideas, los cargadores de celulares también cuentan con electrónica que muchas veces no es 100% eficiente, y por lo tanto presenta algunas perdidas de energía, aun cuando no está en uso. Existen países en los que existen más celulares que habitantes. Ahora, imaginemos el caso en que las personas de todo ese país, dejan sus cargadores conectados. En consecuencia, el gasto energético que existe puede llegar a ser significativo y pudiera optimizarse solo con desconectarlos. Esto sin duda no sería bueno para las empresas energéticas pero si bueno para el bolsillo de los habitantes.

Por otro lado, cuando hablamos del transporte, sabemos que muchas personas utilizamos el vehículo para transportarnos de casa al trabajo o para hacer las compras de casa. Sin embargo, debemos preguntarnos si hacemos un uso racional de él. A veces parece que utilizamos el vehículo hasta para ir a la esquina. Esto por su lado, genera un desgaste y un consumo que podemos recortar utilizando por ejemplo la bicicleta o caminando, lo cual es bueno para la salud.

Del mismo modo, al utilizar el vehículo, mantener una velocidad constante, en la medida de lo posible también contribuye al ahorro. Se deben evitar las aceleraciones y frenadas fuertes. Al acelerar el motor debe consumir una mayor cantidad de gasolina para poner el vehículo en marcha, comparado a cuando va a velocidad constante. Del mismo modo, cuando realizamos frenadas fuertes, generamos calor a las bandas de freno, lo cual hace que se gasten más rápido, lo mismo ocurre con los cauchos delanteros. Es por ello que muchas veces los cauchos delanteros se desgastan más rápido que los traseros. Para esto, es recomendable quitar el pie del acelerador cuando estemos a 100 metros de los semáforos y así aprovechar la inercia que lleva el vehículo.

Si aplicamos algunas de estas cosas en práctica, podemos estar seguros de que tendremos un ahorro de dinero del hogar, significativo o no, dependerá de la medida que lo hagamos. De la misma forma, dependerá la convicción con la que se haga, es importante recordar que el ahorro no es algo puntual sino una actitud o mentalidad que tenemos que mantener a lo largo del tiempo. Ser más conservadores y tratar de ser eficiente en los consumos. De esta manera, ahorraremos dinero y no menos importante, estaremos contribuyendo a la conservación del medio ambiente.

Mas informacion sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies