Ley de segunda oportunidad: 10 datos importantes

Hace algo más de cinco años que fue aprobara la ley de segunda oportunidad, publicada en el Boletín Oficial del Estado como Ley de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social.

Para que nos entendamos entre nosotros, la ley de segunda oportunidad es un bote salvavidas para empresarios y ciudadanos particulares. Y es que, una de las cosas que hemos mencionado varias veces en este mismo blog es lo mal que se sale de un fracaso empresarial en todos los sentidos: a nivel moral, económico, de expectativas… En definitiva, la ley intenta ayudar a las personas que salen de un fracaso empresarial a afrontar sus deudas.

¿Quiénes pueden acogerse a la ley de segunda oportunidad? ¿Tendré alguna penalización por ello? Respondemos a las principales dudas que suelen plantearse.

¿Quién puede acogerse a la ley de segunda oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad está pensada para que a ella se acojan ciudadanos y autónomos. Y esto es algo muy importante, porque hasta ahora todas las ayudas iban destinadas a empresas más o menos grandes que podían alcanzar, llegado el caso, la exoneración de su deuda.

Hasta ahora, si un autónomo tenía deudas acarreadas a lo largo de su ejercicio profesional tenía que responder ante ellas con su patrimonio personal.

Ley de segunda oportunidad.

Ley de segunda oportunidad.

¿Cómo me puedo acoger a esta ley?

Lo primero que tienes que hacer es intentar llegar a un acuerdo extrajudicial con las empresas a las que debes dinero. El proceso, va a ser tutelado por un magistrado. De esta manera, podremos liquidar nuestros bienes para pagar las deudas o pactar un calendario de pago con el que iremos abonando nuestra deuda.

¿Qué requisitos debo cumplir?

La ley de segunda oportunidad impone dos condiciones:

  • Que la persona con deuda haga una propuesta a sus acreedores con un plan de viabilidad y un calendario de pagos con el que hará frente al pago del dinero que debe. En ningún caso puede superar el plazo diez años de tiempo.
  • Que la persona que tiene deudas recompense a las personas y empresas a las que debe dinero cediendo bienes que no sean necesarios para su trabajo o con acciones de su empresa. Ambas posibilidades requieren que las acciones o el valor de los bienes sea igual o menor que la cantidad que debes.

¿Me puede ayudar alguien con la negociación?

En principio sí. Se trata de un proceso que va a ser tutelado por un juez. En ese sentido, la persona que debe el dinero puede pedir que un mediador concursal lo ayude, haciendo las labores de interlocutor entre ambas partes.

En caso de que el proceso de negociación finalice sin acuerdo, tanto la persona que debe dinero como el mediador concursal podrían pedir al juez un concurso de acreedores voluntario.

¿Qué requisitos debo cumplir en el concurso de acreedores?

Si solicitas el concurso de acreedores voluntario, el juez puede exonerarte del pago de una buena parte de tus deudas con 2 condiciones:

  1. Que el juez piense que ya no tienes dinero ni bienes con los que afrontar esa deuda.
  2. Que el deudor haya demostrado buena fe en su manera de actuar.

Sin embargo, debes saber que no todas tus deudas desaparecerán: las deudas que tengas con Hacienda y con la Seguridad Social van a mantenerse.

Los acreedores son las personas y empresas a las que debes dinero

Los acreedores son las personas y empresas a las que debes dinero

¿Qué va a entender el juez por “buena fe”?

El juez va a entender que tienes buena fe cuando:

  • Hayas intentado llegar a un acuerdo extrajudicial con las personas y empresas a las que debes dinero antes de acudir al concurso de acreedores.
  • No ser culpable en el concurso de acreedores. El juez tiene que considerar que tu insolvencia se debe a tu mala gestión o mala fe (administración desleal).
  • No haber sido beneficiario en los últimos diez años por la ley de segunda oportunidad. Tampoco tienes que haber cometido delitos contra el patrimonio, de falsedad documental, contra el orden socioeconómico, contra la Seguridad Social y Hacienda o contra los derechos del los trabajadores.

¿Me libro de todas las deudas pendientes?

No, como hemos dicho anteriormente, vas a tener que seguir saldando tus cuentas con la Seguridad Social y Hacienda. En caso de estar divorciado tendrás que mantener la manutención alimenticia de tus hijos.

¿Voy a salir en una lista de morosos?

Sí, durante cinco años constará tu nombre en el Registro Público Concursal.

¿Y quién va a tener acceso a esa lista de morosos?

En principio tienen acceso a esa lista, por ley, los bancos (cuando pidas un préstamo saltarán las alarmas), las administraciones públicas y también posibles clientes y proveedores del emprendedor.

¿Las deudas desaparecerán para siempre?

Realmente no, la ley de segunda oportunidad no dice eso. Cualquier empresa o persona física a la que debas dinero puede pedir la revocación hasta cinco años después de la exoneración de la deuda. Si el juez la acepta el emprendedor con deudas tendrá que volver a asumirlas.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad