Ley de riesgos laborales

En todo país existen regulaciones o normas referentes a la prevención o mitigación de los riesgos laborales a los que está expuesto un trabajador. Además, se expresan la forma de afrontar las consecuencias cuando alguno de estos riesgos se materializa. Estas leyes de riesgos laborales tienen como propósito proteger la seguridad del trabajador, así como también su salud; esto a través de la aplicación de medidas y ejecución de actividades que contribuyan a prevenir los riesgos que pueden surgir como resultado de la labor realizada por el empleado.

Se entiende como riesgo laboral la posibilidad de ocurrencia de un suceso que dañe de alguna manera al trabajador, mientras ejecuta sus asignaciones diarias. Estos daños pueden ser lesiones, enfermedades, o patologías sufridas o adquiridas con motivo del trabajo ejecutado. Los riesgos laborales son muy variados, y dependen siempre, por supuesto, del tipo de trabajo que se lleva a cabo.

Tipos de riesgos laborales

Los principales factores de riesgo laboral pueden ser: infraestructurales, agentes biológicos o químicos presentes en el área de trabajo, o los procedimientos llevados a cabo por el trabajador. Los riesgos de infraestructura se refieren a la locación donde se lleva a cabo el trabajo, el estado de los equipos y herramientas que se emplean. Por último, se incluyen todos los elementos que puedan influir en el ambiente de trabajo del empleado.

Los factores químicos, biológicos y demás, tienen que ver con las sustancias y otros elementos utilizados por el trabajador durante sus labores. Hay que destacar que dichas sustancias y su concentración o índice no deben representar un peligro para su salud; y en caso de presentar alguna contraindicación, debe ser mitigada de alguna manera.

No hay que dejar atrás, los factores referentes a los procedimientos ejecutados. Algunos trabajos tienen un riesgo muy bajo en este campo, pero otros llevan a cabo procedimientos un poco más exigentes o un poco delicados. En estos casos, las empresas deben establecer políticas claras y específicas, y sobre todo hacer cumplir dichas reglas, para evitar que ocurran accidentes. La prevención de riesgos laborales es la mejor política. De igual manera, en el caso de las sustancias y elementos biológicos o químicos, deben existir políticas que regulen su uso y estén ajustadas a las mejores prácticas; siempre orientándose a prevenir accidentes y mitigar riesgos.

Cada país cuenta con sus propias leyes de riesgos laborales

Cada país cuenta con sus propias leyes de riesgos laborales

Disminución de los riesgos laborales

La disminución de los riesgos laborales es un asunto muy amplio. Lo primero que se debe realizar es implantar políticas de calidad, para estandarizar sus procesos y procedimientos y así disminuir al máximo los errores. Siempre se ha dicho que para una empresa u organización, resulta más costoso no tener cultura de calidad, que implantar una. La no observancia de las leyes sobre riesgos laborales pueden acarrear cuantiosas multas sobre una empresa, e incluso demandas y problemas legales. Si no hay políticas para prevenir riesgos en la empresa, la responsabilidad por cualquier daño ocasionado al empleado recaerá sobre la organización. En cambio, si existen dichas políticas, son comunicadas a todo el personal y se harán cumplir. En este punto, la empresa entrará en un proceso de investigación para determinar si la negligencia se produjo por parte del trabajador o de la empresa. Esta investigación puede determinar la diferencia entre una simple compensación, o una demanda que puede manchar la reputación de la misma.

Ley de prevención de riesgos laborales

Esta ley ha tenido una gran fuerza en España por la obligación que tienen las empresas de cumplir lo estipulado en cuanto a la prevención de riesgos del personal que contratan, a continuación te brindo un pequeño resumen de sus 7 capítulos principales.

Capítulo 1

La ley regula las actuaciones de los empresarios, órganos representativos, trabajadores y administraciones públicas para que tomen medidas que aseguren la seguridad de los trabajadores. Se aplica en todas las organizaciones o entidades salvo en algunas particularidades como la protección civil, policía, resguarda aduanero, establecimientos penitenciarios, militares, seguridad y peritaje forense.

Capítulo 2

En este capítulo se establecen las organizaciones encargadas de velar por el cumplimiento, prevención y elaboración de las normas, limitaciones y prohibiciones de la Ley siendo algunas de las más importantes el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene que analiza las condiciones de trabajo y trabajará para mejorarlas, esto es así para toda la Unión Europea.

Capítulo 3

Sobre el empresario recae toda la responsabilidad de la protección laboral a la que los trabajadores tienen derecho, este debe cumplir lo establecido para garantizar la seguridad, el coste de la misma no puede recaer sobre los trabajadores. La prevención debe ser el patrón a seguir, adaptar el trabajo a la personas, la evaluación de riesgos y adecuar las medias de protección en caso de que haya cambios en la política laboral.

Capítulo 4

En orden de garantizar la prevención y protección el empresario debe asignar uno o más trabajadores que garanticen este servicio y en caso de que la empresa no sobrepase los 6 trabajadores por plantilla es el empresario el que asume esta tarea. Los encargados de esta la misma deben obtener la acreditación de la Administración laboral y sanitaria mientras que las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social solo se usarán en empresas con estos intereses.

Capítulo 5

Es obligación del empresario consultar a sus trabajadores sobre todo lo que afecte a su seguridad y si la empresa cuenta con representantes sindicales estas consultas se realizan con ellos. Los trabajadores tienen derecho a participar en la prevención de los riesgos.

Los llamados Delegados de Prevención entre los trabajadores serán los que manejarán todo lo relacionado con la prevención en colaboración con los empresarios, el tiempo que empleen en esto se paga como trabajo retribuido y el coste de su formación recae sobre el empresario.

Capítulo 6

Lo que fabrican maquinaria, los suministradores o importadores se deben asegurar que estas no sean un peligro para el trabajador, por otra parte, los que lo hacen con sustancias químicas deben etiquetar las mismas y envasarlas. Mientras, los que se encargan de los medios de protección tienen que garantizar su funcionamiento.

Capítulo 7

Incumplir con lo establecido tiene como consecuencia para los empresarios el peso de la ley según los daños o perjuicios. Una vez que el Inspector de Trabajo y Seguridad Social detecte una falta se le comunicará al empresario por escrito y a los Delegados de Prevención, en caso de que sea grave puede inclusive ordenar el cese del trabajo sin indemnizaciones o perjuicios de pago de salarios.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad