Haz de tu mayor debilidad, tu mayor fortaleza

Venezuela ha venido sufriendo un fuerte ascenso en la tasa de desempleo, pero realmente que fenómeno ha convertido a Venezuela en un hervidero de cabezas las empresas, tanto estatales como las privadas. Qué sucesos han ocurrido en las partes de adentro de las empresas que han hecho que las noticias sean que a principios del 2017 tajante se haya desecho de 20 mil empleados públicos de manera extraoficial. E igualmente ya que esto es un problema ¿Cómo se podría solventar?

No sabemos cuál es la cifra exacta de afectados, no se puede proceder

La primera etapa es ver la manipulación de las estadísticas de empleo en el Gobierno, algo que en ninguna de las realidades se parece a lo que vemos en la calle. Según el ejecutivo para mayo del año pasado, el desempleo había aumentado en 1,2% ubicándose en casi 7% de manera oficial. Es realidad no es palpable en la calle, y menos en la medida que hay pedigüeños. Basta que te montes en el Metro de la Ciudad de Caracas, desde la Estación Petare hasta Los Dos Caminos, un recorrido que abarca dos estaciones para ver esa realidad. Entonces, ¿Cuál es la realidad estadística del empleo en Venezuela?

De manera extraoficial los analistas laborales de Venezuela hacen distintos tipos de conjeturas con las cifras del INE que no se entiende, lo que quiere aparentemente dar entender es que casi el 94% del país se encuentra ocupado en alguna actividad que le retribuya una ganancia económica, pero realmente no hay cifras de personas que cotizan activamente en el Seguro Social venezolano, algo que podría revelar cifras reales, sin embargo hay un silencio gubernamental en dicha área. ¿Cómo diagnosticar un problema si no hay cifras exactas?

Inmovilidad Laboral ¿Qué fin?

El año pasado el Presidente de la República decreto 3 años de inmovilidad laboral, algo que más allá de resolver el problema genera más angustias tanto para los patronos como para los trabajadores ¿Cómo garantizas tú que dicho Decreto se cumpla? No existe forma exacta de comprobarla, a menos que se exija que cada renuncia sea constatada por alguna intendencia creada para dicho fin, pero sería más burocracia para la que ya nos excedemos. No hay motivos para crear un ambiente de estabilidad laboral en Venezuela, al menos no en estos últimos años.

Inmovilidad laboral en Venezuela

Inmovilidad laboral en Venezuela

Aumentos de Salario en defensa de la inflación perjudica a los trabajadores

Las empresas solamente en la última circunstancia recurrirán a declararse en quiebra, prefieren ante todo realizar maniobras para mantener su cabeza a flote, pero entre tantos problemas que tienen los patronos surge un problema. ¿Cuánto debe producir una empresa para pagar 10 empelados? Supongamos que todos los empleados ganen salario mínimo, el mismo para Enero del 2017 cotiza en 104.358,15Bs una cifra demasiado alta de producir tendría que producir más de millón y medio de Bs, solamente para pagar empleados, algo que asfixia a cualquier empresa.

Ante esa realidad, se recurre al recorte de personal; El Decreto no importa. La práctica consiste en ofrecer el doble o el triple al trabajador para que firme el mismo su renuncia, es la única forma de mantener la empresa a flote y el trabajador se va en teoría “Contento” porque cobró más de lo que le correspondía, algo que después desearía no haber aceptado.

Solución práctica

Recientemente Argentina en el cambio de poder de Fernández a Macri, el segundo notó algo rápidamente; Había una discordancia entre la realidad y las estadísticas de la Institución del Estado, por eso decidió declarar una emergencia Estadística, algo que en Venezuela no debería ver con malos ojos, les daría un diagnóstico exacto del problema y la magnitud del mismo, y como se debe abordar.

Ante el segundo problema, la inmovilidad laboral no sería la respuesta adecuada, es como darle un cuchillo con sin cacha a los trabajadores. La verdad es que Venezuela puede hacer de su peor problema, su mejor solución, con un dólar paralelo por las nubes, la mano de obra para las empresas venezolanas es sumamente costosa, pero ¿Qué tal sería para una empresa extranjera? Nada mal, levantar el tipo de cambio y hacer más flexible la legislación laboral resolvería el problema en pocos meses.

Un dato para nada menor, la mano de obra mexicana es una de las más baratas, sino pregúntenselo a las empresas automotrices norteamericanas, sin embargo con esa falacia que se jactan de decir, dicha fuerza laboral es tres veces más costosa que la venezolana, y ahora con el antojo del nuevo Presidente de Estados Unidos de construir un muro en la frontera y que sea pagado por México deja con dos opciones a las empresas norteamericanas, invertir en su propio país o buscar otro paraíso.

Si solamente por la mente de los que son Gobierno hoy en Venezuela pasará ese pensamiento, hoy se estarían firmando alianzas con Ford, Chrysler, Apple y muchas otras empresas que generarían no solamente valor agregado al PIB, sino una ráfaga de aumento en las tasas de empleo. Haz de tu mayor debilidad tu mejor fortaleza, ese podría ser el Eslogan de Venezuela si logra capitalizar el movimiento que hace hoy el mundo.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies