Fin de año no debe rimar con estrés

Fin de año significa estrés en el trabajo para muchos. Son innumerables fiestas y eventos corporativos, reuniones con sus colegas de la empresa, una reunión de la escuela secundaria de su hijo, amigos invisibles, fiestas familiares, compras de fin de año y las tareas del día a día, incluyendo el trabajo.

Según la Isma-BR (Internacional Stress Management Association – Brasil), asociación dedicada para el estudio del estrés, el nivel de estrés del brasileño aumenta un 75% en el mes de diciembre. Para el 25% de estos, los gastos adicionales con los regalos y las fiestas son los factores responsables de la alta tensión.

Para evitar el aumento del nivel de estrés en esta época del año, la recomendación principal es saber administrar el tiempo. “Y esto significa elegir prioridades”, explica Emerson Ciociorowski, director y coach de la Tempusnet, consultoría especializada en el desarrollo humano con enfoque en la administración del tiempo. “Como el tiempo no es elástico y no podemos estar en dos lugares al mismo tiempo, tenemos que aprender a planificar nuestros compromisos y saber decir que no”, completa.

Para Emerson, lo ideal es que usted se anticipe en el proceso de planificación, la falda en la parte delantera y trate de saber cuando las personas están programando los eventos. Por ejemplo, no esperes a que tus amigos proponer la fecha y pregunte a sus contactos profesionales cuando habrá reuniones y fiestas. “Es una buena solución para una opción más tranquila y serena.” Sabiendo con antelación a las fechas de las fiestas, es posible, incluso, que se trate de negociar una otra fecha.

Y si aún así dos eventos coinciden, aprende a decir ‘no’ y elige el que es más importante para usted. El trabajo, la familia o los amigos? No hay una receta de pastel que diga cuál elegir. “La persona debe elegir lo que es más importante para ella. Es una cuestión de valores elegir en qué grupos se quiere estar”, opina Emerson. Puede ser que en ese momento es más importante estar en un evento del trabajo que en cualquier otro familiar.

Cena de Navidad de la empresa

Cena de Navidad de la empresa

Pero, si usted es de aquellos que tienen dificultad para decir no, saber que es mucho mejor, incluso profesionalmente, que las personas sepan que usted no va al evento y el por qué, en vez de comprometerse y no ir. “En realidad, no tenemos dificultad en decir ‘no’ para el otro. No podemos decir ‘no’ a nosotros mismos. Tenemos que entender que no podemos ser perfectos y satisfacer a todos”, explica Jaime Wagner, director de la Powerself, instituto especializado en medir la productividad y ofrece cursos de administración del tiempo.

Sobre la dificultad que las personas tienen en decir ‘no’, Emerson trae un caso curioso, explotado en su libro el Ejecutivo, el super-hombre solitario. “No saber decir que no, un amigo se ha logrado aceptar ser padrino de dos de bodas, en el mismo día y horario, en iglesias diferentes. Ha dejado para los últimos días para decir ‘no’ a una de las parejas, lo que acabó chateando y provocando una serie de trastornos. Conclusión: no da para hacer media con todos.”

Comprometerse a ir a un evento y después de renunciar también puede ser negativo en el entorno profesional. “Así como en el día a día de su trabajo, si cumple lo que promete, gana puntos positivos. Si usted dijo que va y no va, gana un punto negativo”, explica Jaime. “Esto no causa problemas a punto de ser despedido, pero ella pierde créditos y confianza. Y un equipo se basa en la confianza.”

Otra recomendación relacionada con la administración del tiempo es evitar la superocupación, lo que ayuda a provocar el estrés. “En algunas cosas tenemos que abrir la mano. No sirve de nada llegar al evento estresado, cansado y ansioso. Así, no será una buena compañía. Fin de año es época de alegría y felicitaciones. No hay que mezclar el estrés con el placer”, se orienta Jaime.

Pero, ¿qué decir al llegar a la conclusión de que no será posible ir a una fiesta? Decir que usted ya tiene otro compromiso es la mejor salida. Sin duda, las personas van a entender. La mejor forma de decir ‘no’ es enviar un e-mail de forma individual para cada participante – claro, si no son muchas personas. “Yo todavía recomiendo que enviarnos una carta individual y desee buenos votos. El papel se mueve con la sinestesia, ya que la persona toma la carta, lee con calma, guardia. Y todos somos necesitados de atención”, recomienda Emerson.

Pasado el estrés de administrar el tiempo, el modo de comportarse en estas fiestas de fin de año también es objetivo de muchos dolores de cabeza. Hay muchas personas que están con resaca moral al día siguiente por haber dicho lo que no debía, bebido más de la cuenta o si estás harto de comida. “El secreto es tener sentido común y el equilibrio. Eso vale para la comida y la bebida y también para el comportamiento. Nada de estar alegre demasiado o demasiado prudente. Evite los excesos”, explica Emerson.

Este es un momento de celebración, entonces la persona debe estar relajado, reír y hacer bromas moderadas. Nada de ser inconveniente o sólo hablar de trabajo. “Como somos evaluados en todos los momentos, seguro que coge mal para un profesional adoptar actitudes embarazosas”, pondera Emerson. Imagínese lo que los compañeros van a decir de un líder que pasó de la medida en la bebida? Él acaba perdiendo el respeto de su equipo.

Aprovecha estas fiestas para ampliar su networking, lo que los expertos en recursos humanos consideran bastante importante a la hora de conseguir un empleo. Por lo tanto, “nada de quedarse parado, aproveche para circular y hablar con otras personas que usted no tiene la oportunidad normalmente”, aconseja Emerson.

Jaime también recomienda evitar los excesos y cita un pensamiento del filósofo Aristóteles. “Toda virtud está en el término medio entre dos vicios. El vicio de la falta y el vicio del exceso. Si usted va a una fiesta y se queda bloqueado, es un exceso de moderación”, explica Jaime, que recomienda que las personas vuelvan a la antigua sabiduría. “Hoy en día, la moderación no está de moda. La mayoría busca el exceso de felicidad, exceso de alcohol, exceso de trabajo, exceso de estrés. Debemos repensar un poco de esto y buscar la armonía y el equilibrio”.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies