Enfermedades profesionales

La reforma del catálogo de enfermedades profesionales que data de 1978, planificada por el Ministerio de Trabajo, puede suponer que empecemos a percibir subsidios por incapacidad temporal, ante enfermedades cada vez más comunes entre los trabajadores.

Comenzar cada día con el sonido del despertador que te avisa para dirigirte a tu trabajo, no es una alternativa demasiado atractiva para ninguno de nosotros. Pero de ahí, a hasta el punto de que asistir a tu trabajo pueda hacerte enfermar hay un salto considerable, aunque cada vez más frecuente.

El agitado ritmo de vida actual ha contribuido en gran medida al desarrollo de enfermedades relacionadas con el puesto de trabajo, aunque en muchos casos estas patologías no son nuevas. Según indica José Luís González de Rivera, Catedrático de Psiquiatría y director del Instituto de Psicoterapia e Investigación Psicosomática, «lo que cambia es la frecuencia y que, ahora afectan a profesionales muy altamente cualificados«.

En cualquier caso, es conveniente ser conscientes de los síntomas que nos permitirán detectar la posible enfermedad profesional, para ponernos en manos de expertos que puedan ayudarnos. Así que manos a la obra.

¿Te sientes deprimido?, ¿sufres insomnio?, ¿estás realmente fatigado sin motivo aparente?. Si notas algunos de estos síntomas no estaría de más que hicieras una visita a tu médico para comprobar qué te puede estar ocurriendo. Parta ayudarte, vamos a hacer un repaso a las enfermedades que con mayor frecuencia padecemos los trabajadores.

Enfermedades profesionales

Enfermedades profesionales

Listado de enfermedades profesionales

Se considera una enfermedad profesional a toda afección adquirida en el sitio de trabajo, como consecuencia del mismo. Para que la enfermedad sea calificada como tal, deben existir pruebas que avalen que la enfermedad fue originada por un agente del ambiente laboral.

En el caso de España, se conoce como enfermedad profesional aquella que se encuentra contemplada en el listado oficial de enfermedades profesionales, y que en consecuencia les son concedidas, al afectado, las indemnizaciones pertinentes. Este listado está estructurado en 6 grandes grupos.

Grupo 1. Enfermedades profesionales causadas por agentes químicos

-Agentes: esta categoría incluye metales, metaloides, halógenos, ácidos orgánicos e inorgánicos, alcoholes y fenoles, aldehídos, alifáticos, aminas e hidracinas, amoníaco, aromáticos, cetonas, epóxidos, ésteres, glicoles, isocianatos, nitroderivados, organoclorados, óxidos y sulfuros.
-Afecciones: intoxicaciones y enfermedades crónicas como las enfermedades respiratorias, dermatitis, enfermedades del sistema nervioso y cáncer.
-Principales afectados: mineros, trabajadores de industrias de vidrio y cerámicas, pirotécnicos, fabricadores de joyas, refinadores de petróleo, entre otros.

Grupo 2. Enfermedades profesionales causadas por agentes físicos

– Agentes: ruido, vibraciones mecánicas, posturas forzadas, compresión y descompresión atmosférica y radiaciones ionizantes.
-Afecciones: hipoacusia, enfermedades osteoarticulares o angioneuróticas, enfermedades oftalmológicas provocadas por la radiación ultravioleta, y nódulos de las cuerdas vocales a causa de los esfuerzos sostenidos de la voz por motivos profesionales.
-Principales afectados: recolectores de basura, trabajadores de construcción, accionadores de moledoras de piedras y minerales, transportadores de materiales radioactivos.

Grupo 3. Enfermedades profesionales causadas por agentes biológicos

-Agentes: microorganismos infecciosos y parásitos.
-Afecciones: paludismo, amebiasis, tripanosomiasis, dengue, fiebre amarilla, fiebre papataci, fiebre recurrente, peste, leishmaniosis, pian, tifus exantemático, borrelias y otras rickettsiosis.
-Principales afectados: odontólogos, veterinarios, agricultores, ganaderos, obreros rurales, personal sanitario, y personal de laboratorio.

Dolor de espalda en el trabajo y enfermedades profesionales

Dolor de espalda en el trabajo y enfermedades profesionales

Grupo 4. Enfermedades profesionales causadas por inhalación de sustancias y agentes no comprendidas en otros apartados

-Agentes: polvo de sílice libre, el polvo de carbón, polvos de amianto, metales sintetizados, antimonio y derivados, berilio y sus compuestos.
-Afecciones: asbestosis, asma, rinoconjuntivitis, silicosis asociada a tuberculosis pulmonar.
-Principales afectados: mineros, productores de papel, trabajadores de la industria química, textil, alimenticia, de pieles y de perfumes.

Grupo 5. Enfermedades profesionales de la piel causadas por sustancias y agentes no comprendidos en alguno de los otros apartados

-Agentes: sustancias de bajo peso molecular (metales y sus sales, polvos de maderas, productos farmacéuticos, sustancias químico plásticas, aditivos, disolventes, conservantes, catalizadores, perfumes, adhesivos, acrilatos, resinas de bajo peso molecular, formaldehído y derivados, etc), sustancias de alto peso (sustancias de origen vegetal, animal, microorganismos y sustancias enzimáticas de origen vegetal, animal y/o de microorganismos), sustancias fotosensibles y agentes infecciosos.
-Afecciones: eczemas irritativos, eczemas alérgicos, quemaduras por cemento y cáncer cutáneo.
-Principales afectados: trabajadores del área cosmética, dentistas, fumigadores, soldadores y granjeros.

Grupo 6. Enfermedades profesionales causadas por agentes carcinogénicos

-Agentes: amianto, aminas aromáticas, arsénico y sus compuestos, benceno, berilio, éter, cadmio, cloruro de vinilo monómero, cromo VI, productos de destilación del carbón (hollín, alquitrán, betún, brea, antraceno, aceites minerales, parafina bruta) y sus productos, níquel, polvo de madera dura, radón, radiación, aminas, nitrobenceno y ácido cianhídrico.
-Afecciones: cáncer vesical, cáncer de senos paranasales, lesiones premalignas de piel, diversas neoplasias.
-Principales afectados: trabajadores expuestos al asbesto, mecánicos, taxidermos, restauradores de arte, extractores de materiales radioactivos.

Enfermedades profesionales. Enfermedades psíquicas

    • «Burn out» o el síndrome de estar quemado:

Los síntomas que te permitirán identificar si padeces este trastorno son: agotamiento físico y psíquico, irritabilidad, despersonalización y pérdida de interés por las personas con las que trabajas, sentimiento de bajo rendimiento laboral y consumo de alcohol y tranquilizantes, entre otros.

Normalmente, se suele aplicar un tratamiento psicológico combinado con una terapia farmacológica.

Los sectores con mayor incidencia son la sanidad y la educación, aunque según José Luís Carrasco, psiquiatra de la Fundación Jiménez Díaz, «suele darse en personas que desempeñan su labor en empresas que no ofrecen una gratificación equivalente al esfuerzo que se realiza y que tratan con personas, o tambien en personas muy exigentes o con baja autoestima».

Hace unos meses, el Tribunal Superior de Justicia del País vasco calificó esta dolencia de «accidente laboral«, al considerar probada su existencia por causa de la actividad laboral. Actualmente, ante el incremento de casos, el Ministerio de Trabajo ha encargado al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo un pormenorizado estudio al respecto.

    • «Mobbing» o síndrome de acoso institucional:

Esta enfermedad se presenta en forma depresiva, o bien, de estrés-ansiedad y aparece cuando el trabajador esta sometido a persecución, agravio o presión psicológica, según comentan los especialistas.

Por tanto, pueden afectar tanto a los individuos con una trayectoria de éxito en su empresa que pueda resultar incomoda para sus compañeros, como a aquellos más introvertidos y con tendencia a la depresión.

    • Gripe del «yuppie«:

Aquellos que padecen la enfermedad tienen fuertes dolores de cabeza, sensación de cansancio permanente, irritabilidad y, en ocasiones, se manifiestan pérdidas de memoria. Afecta a personas que pueden calificarse de «adictas al trabajo» y con una ambición laboral desmedida.

    • Tecnoestrés:

Este trastorno afecta a aquellos trabajadores obligados a reciclarse, adaptando su antigua profesión a las nuevas tecnologías y herramientas de trabajo. El cuadro que desarrollan es ansiedad, depresión, inseguridad, sentimiento de incompetencia, insomnio y dolores de cabeza.

Cuáles son las enfermedades laborales

Cuáles son las enfermedades laborales

Enfermedades físicas. Enfermedades profesionales

    • Síndrome del edificio patógeno:

Aparece en personas que trabajan en edificios con sistemas de ventilación forzados, ocasionándoles problemas respiratorios y alérgicos.

    • «Karoshi» (en japonés muerte provocada por exceso de trabajo):

Una actividad laboral excesiva puede llegar a originar problemas cardiacos graves y derrames cerebrales. Su incidencia ha incrementado en los últimos años en los países desarrollados.

    • Fatiga visual:

En los trabajadores que permanecen durante la mayor parte de la jornada de trabajo sentados delante de la pantalla de su ordenador, es relativamente frecuente que den muestras de padecer esta dolencia. En cuadros sencillos, el uso de lágrimas artificiales (de venta en farmacias) puede mejorar los síntomas, pero en casos más graves se hace necesario consultar a un especialista.

Es otra de las dolencias que sufren los trabajadores que permanecen muchas horas trabajando con el teclado de un ordenador. Sus consecuencias pueden llegar a ser muy graves puesto que afecta a los huesos de la mano, llegando en casos extremos a provocar parálisis.

Para prevenir sus síntomas, los expertos recomiendan el uso de muñequeras y teclados curvos.

    • Alergias:

El uso de determinados productos en el puesto de trabajo es causa habitual de muchas de las alergias que afectan a los trabajadores. Por otro lado, las oficinas son una excelente fuente de elementos que provocan reacciones alérgicas. El famoso caso del «edificio enfermo» es una muestra evidente de cómo el estado de conservación y mantenimiento de un edificio repercute en la salud de quienes lo habitan.

¿Cuándo hablamos de enfermedad profesional?

«Me duele la espalda de forma regular y creo que es debido a mi trabajo. ¿En qué momento podemos hablar realmente de una enfermedad profesional ¿Cuáles son mis derechos en este caso?»

No existe una definición legal de enfermedad profesional. Una descripción posible sería: «Una enfermedad que el trabajador contrae en el ejercicio de su contrato de trabajo«.

En el Real Decreto 1299/2006, de 10 de noviembre, hay una lista de las diferentes enfermedades profesionales. Esta lista incluye más de 150 enfermedades profesionales, divididas en 6 grupos:

  • Enfermedades causadas por agentes químicos.
  • Enfermedades causadas por agentes físicos.
  • Enfermedades causadas por agentes biológicos.
  • Enfermedades profesionales causadas por inhalación de sustancias y agentes no comprendidas en otros apartados.
  • Enfermedades profesionales de la piel causadas por sustancias y agentes no comprendidos en alguno de los otros apartados.
  • Enfermedades profesionales causadas por agentes carcinogénicos.

También es posible reconocer una enfermedad como enfermedad profesional aunque no esté en la lista. Vaya, que como siempre, la legislación española demuestra estar a la altura de los ciudadanos que el gobierno piensa que tiene…

Dolor de espalda en el trabajo y enfermedades profesionales

Dolor de espalda en el trabajo y enfermedades profesionales

Si usted tiene una enfermedad que está en la lista y puede demostrar que su trabajo lo expone a un riesgo que puede llevar a la enfermedad, entonces, su enfermedad es una enfermedad profesional.

La imposibilidad de trabajar debido a una enfermedad profesional conduce a la suspensión del ejercicio del contrato de trabajo. Sin embargo, el empleador debe garantizar el pago de salarios a los empleados.

Las víctimas de enfermedades profesionales o sus herederos deben tener un fondo de indemnización de las enfermedades profesionales. El interesado tiene derecho a las siguientes indemnizaciones .

  • La indemnización por incapacidad permanente para el trabajo.
  • La indemnización por incapacidad temporal para el trabajo.
  • La compensación por el reembolso de los gastos médicos relacionados con el tratamiento de una enfermedad profesional.
  • La compensación por la ayuda de otra persona.
  • Compensación después de una muerte debido a una enfermedad profesional (para los familiares de la víctima).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad