El dinero en la economía

En anteriores post hemos analizado el aspecto real o de crecimiento economico a través de las corrientes de producción, gasto y renta de la economía. Ahora nos vamos a centrar en el aspecto financiero y monetario de dicha economía, imprescindible para el estudio de esas corrientes. Hoy vamos a hablar de dinero.

La riqueza de un individuo es la diferencia entre lo que posee -activo- y lo que debe -pasivo-. Los activos se pueden clasificar en dos grupos:
* Activos reales. Son activos que tienen valor por sí mismos, es decir, valor intrínseco (por ejemplo: edificios, automóviles, muebles, etc.).
* Activos financieros. No poseen valor intrínseco sino que se valoran por lo que representan (por ejemplo: billetes de banco, letras de cambio, acciones, obligaciones, etc.).

Por tanto, definimos un activo financiero, cuyo ejemplo más destacado es el dinero, como el título-valor que incorpora un derecho o conjunto de derechos para el que lo suscribe o tenedor y una obligación o conjunto de obligaciones para el que lo emite.

Clasificación de los activos financieros
Podemos clasificar los activos financieros atendiendo a la liquidez o facilidad cor la que un activo puede ser convertido en dinero sin experimentar pérdidas. De acuerdo con este criterio y de mayor a menor liquidez, tendríamos:
* El dinero. Activo financiero plenamente líquido, aunque su mantenimiento supone pérdidas por causa de la inflación.
* Cuasidinero. Depósitos corrientes y de ahorro e imposiciones a plazo fijo. La disposición de los mismos como medios de pago requiere un plazo de tiempo más o menos amplio.
* Letra de cambio. Documento formal que contiene la orden de pago de una persona (librador) a otra (librado) en un momento dado. Son negociables en Bolsa, avaladas por entidades bancarias e intervenidas por fedatarios.
* Obligaciones, bonos y otros títulos análogos. Títulos de renta fija, cuya emisión está destinada a obtener fondos de financiación, ya sea para el Estado, sociedades, etc. (Deuda Pública, Bonos del Tesoro, de caja.)
* Acciones: Títulos de renta variable, sometidos a cotización bursátil. Emitidos por sociedades, significan para su tenedor o socio una participación en la propiedad y beneficios de dichas sociedades.
* Activos reales. Estos activos no son líquidos. Para adquirir esta característica requieren su realización o venta.

Monedas y billetes de banco, dos de las formas más comunes del dinero.

Monedas y billetes de banco, dos de las formas más comunes del dinero.

El dinero como activo financiero

El dinero es un activo financiero plenamente líquido cuya utilización como medio general de pago facilita el conjunto de intercambios que se producen en la economía.

El dinero, que permitió la desaparición de la economía de trueque de mercancías por otras distintas, estuvo en un principio constituido por metales preciosos de un alto valor intrínseco: monedas de oro y plata. Era el dinero-mercancía. El dinero-mercancía, tanto por su uso como por las manipulaciones a que fue sometido, dio paso al dinero-signo o representativo. Está constituido por monedas de metales menos valiosos -cobre, níquel, zinc…- y billetes de banco, cuyo valor como dinero es muy superior a su valor como mercancía.

La circulación monetaria de la economía -el dinero- está constituida por el dinero legal (moneda fraccionaria metálica y billetes emitidos por el Banco Central) y el dinero bancario (depósi tos a la vista mantenidos por el público y utilizables mediante órdenes de pago, transferencias, cheques o talones).

Funciones del dinero

Con el término dinero nos referimos, por tanto, a cualquier medio de cambio generalmente aceptado como pago por bienes y servicios.
El dinero cumple tres funciones básicas en toda economía:
* Medio de cambio. Si no existiese el dinero el intercambio de bienes tendría que realizarse mediante el trueque, que es un sistema de cambio muy tosco, pues requiere la coincidencia de voluntad entre las partes que intervienen en dicho intercambio.

El dinero, al ser aceptado por todos, permite liberar deudas y la especialización de cada uno en su trabajo. Todo el mundo puede adquirir con el dinero aquello que precise (alimentos, servicios…), sin que los hombres tengamos que ser necesariamente autosuficientes, como ocurría en las sociedades primitivas.

Para que el dinero sea un medio de cambio generalmente aceptado debe tener un alto valor en relación a su tamaño y peso (comodidad), además debe ser divisible con el fin de atender todo tipo de transacción (utilidad) y ha de ser difícil de falsificar (legalidad).

* Depósito de valor. El activo financiero dinero es un depósito de valor, una forma de mantener riqueza por parte de los individuos. El dinero retenido representa el valor de la demanda acumulada de bienes y servicios, pero ese valor será cierto y estable siempre y cuando los precios sean estables, con lo cual las fluctuaciones del nivel general de precios reducen la utilidad del dinero como depósito al alterar su valor.

Ahora bien, el dinero es una forma de mantener riqueza a nivel individual y no a nivel global. La riqueza de una economía es la corriente de bienes y servicios generada en la misma en un período de tiempo, el dinero posibilita la capacidad de los individuos para satisfacer las necesidades de esos bienes y servicios.

* Unidad de cuenta. El dinero, además de ser un medio rápido de cambio y una riqueza potencial, es un instrumento contable, una medida del valor o unidad de cuenta de los bienes y servicios existentes en la economía.

Tipos de interés, ahorro e inversión

Mientras que el ahorro lo realizan fundamentalmente las familias o economías domésticas, la inversión o formación de capital es llevada a cabo por las empresas. La inversión es la parte del flujo de la producción o de la renta que se destina a la creación de nuevas estructuras, modernos equipos productivos… Es decir, es la parte dedicada a la creación de capital y a la ampliación, por tanto, de la capacidad productiva de la economía.

Al mismo tiempo la inversión es, junto al consumo, otro de los componentes de la demanda global de la economía. Al igual que en el mercado real, la oferta y la demanda dependían de los precios de ese mercado, las decisiones de ahorro (oferta) e inversión (demanda) en el mercado financiero dependen del nivel de renta y del tipo de interés.

Las necesidades de financiación de la economía suponen la aparición de prestatarios o demandantes de fondos monetarios (inversionistas) que no siempre coinciden con los prestamistas u oferentes de dichos fondos (ahorradores).

– El ahorrador renuncia momentáneamente a su capacidad presente de gasto al no destinar su renta totalmente al consumo, y mantiene, de esta forma, parte de la misma sin consumir, gene rando ahorro. Este ahorro o sacrificio que le supone mantener un determinado saldo ocioso (puesto que el dinero en contraste con su liquidez es de rentabilidad nula), lo puede compensar invirtiendo -prestando sus fondos- , a cambio de lo cual recibiría una retribución periódica o remuneración.
– El inversor, por el contrario, trata de ampliar su consumo trasladando su capacidad de compra futura al presente. Al ade lantar su gasto en el tiempo, el inversor tiene que hacer frente a un coste por los fondos o ingresos que obtiene de manera anticipada.
– El tipo de interés es el precio del dinero. Sin embargo, existen tipos de interés muy diversos, tantos como activos financieros, que dependen de la liquidez y rentabilidad de dichos activos. El tipo de interés vendrá a ser, por un lado, la rentabilidad o rendimiento porcentual que recibe el oferente-prestamista a cambio de sus activos financieros o fondos y, por otro lado, el coste de financiación que le suponen al demandante-prestatario esos fondos adicionales.

Tipos de interés

­ ­
El tipo de interés, formado en el mercado por la confluencia de ahorradores e inversores, actúa de dos formas: racionando las disponibilidades de bienes de capital o activos en favor de aquellas aplicaciones más productivas (inversiones generadoras de mayor renta y empleo) e induciendo a la población a prescindir de su consumo presente, contribuyendo a la formación de capital.

El tipo de interés o coste del capital viene a ser uno de los determinantes básicos de la inversión, de tal manera que todo proyecto de inversión que sea llevado a cabo con fondos ajenos, sólo será viable cuando la rentabilidad interna esperada de dicho proyecto sea igual o mayor que el coste financiero de los recursos con los cuales se realiza.

Oferta y demanda de dinero

El dinero es, como afirma Keynes, un activo financiero plenamente líquido y alternativo de otros activos. Es decir, es una reserva de valor, con la cual la riqueza individual de todo agente económico puede estar materializada en activos reales, en activos financieros semilíquidos y en activos financieros líquidos o dinero.

La demanda de dinero
Según Keynes, los motivos por los cuales los individuos mantienen dinero o saldos líquidos son fundamentalmente tres:
* Motivo transacción. Este motivo fue también considerado por los autores clásicos y responde a la necesidad de cubrir los posibles desfases entre ingresos y gastos y de atender las transacciones ordinarias.
La demanda de dinero motivo transacción -Dm (T)- depende directamente del nivel de renta (Y) y es independiente del tipo de interés (ti).
Dm (T) = F.1 (Y)
* Motivo precaución. Coincide con el motivo seguridad de los autores clásicos. Se demandará dinero en la medida en que surjan necesidades imprevistas de financiación o pago. El individuo compara la ventaja de mantener su riqueza en dinero con el inconveniente de la rentabilidad del mismo, que es nula.
La demanda de dinero, motivo precaución -Dm (P)- depende directamente de la renta (Y), pero inversamente del tipo de interés (ti).
Dm (P) = F.2 (Y, 1/t1)
* Motivo especulación. La demanda de dinero, motivo especulación, fue introducida por Keynes al analizar la importancia del tipo de interés como variable determinante de la inversión.
La demanda de dinero especulativa -Dm (E)- mantiene una relación inversa con el tipo de interés (ti), el cual, marca el precio de los títulos (acciones, bonos, etc.) negociables en Bolsa y en los que se podría invertir si su tipo o rentabilidad así lo aconsejase.
De este modo, un tipo de interés o rentabilidad por debajo de su nivel normal (en este caso los precios o cotizaciones de los títulos son muy altos) indica que se obtendrá una mayor ganancia si no se invierte en esos títulos cuya rentabilidad ha descendido (se venderán aquellos que se poseían antes de que su precio descienda aún más) y se mantendrán los saldos en dinero, a la expectativa de que los precios vuelvan a bajar.
Por el contrario, un tipo de interés o rentabilidad por encima del nivel normal indicará que las ganancias aumentarían o que, por lo menos, no incurriríamos en pérdidas si compráramos o invirtiéramos en esos títulos cuya rentabilidad se ha incrementado, para venderlos más tarde si su precio subiera. La demanda total de dinero será la suma de las tres demandas analizadas.
Dm (total) = Dm (T) + Dm (P) + Dm (E)
Dm (total) = F (Y, 1/ti )

La oferta de dinero

La oferta de dinero u oferta monetaria (Om) es una variable exógena, es decir, su valor está determinado por las autoridades monetarias siguiendo las consignas del Gobierno.
La oferta monetaria se define como el volumen total de medios de pago existentes en el sistema a disposición del público (dinero legal o efectivo en manos del público más los depósitos a la vista que los particulares tienen en el sistema bancario).
Las autoridades pueden manejar la oferta monetaria, aumentando o reduciendo el volumen de dinero existente en la economía con el fin de alcanzar determinados objetivos económicos: fomentar la inversión y el empleo, reducir la inflación, etc.

Equilibrio en el mercado de dinero

El tipo de interés (ti), que es el precio del dinero, se elevará o descenderá, al igual que los precios del resto de los bienes, como respuesta a las variaciones de la oferta (Om) y la demanda (Dm) de dinero.

Los intermediarios financieros

Los intermediarios financieros son las instituciones especializadas en la mediación entre los sujetos o sectores con exceso de ahorro y aquellos otros que demandan fondos de financiación para realizar sus planes de inversión.

Es decir, canalizan el ahorro hacia la inversión, pero también contribuyen directamente en la financiación del sistema económico.

Los intermediarios financieros se clasifican en dos grupos:
* Intermediarios financieros bancarios.
Crean dinero debido a la aceptación que tienen sus depósitos y están constituidos por los bancos comerciales e industriales, cajas de ahorro,cooperativas de crédito, etc.
* Intermediarios financieros no bancarios.
No crean dinero, sino que lo prestan con cargo a sus propios recursos o patrimonio. Son las compañías de seguros, sociedades de inversión, fondos de pensiones, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad