Despido por bajo rendimiento

El despido se ha convertido en la segunda causa de estrés en el mundo. En la mayoría de las empresas es el director de Recursos Humanos quien se reúne con el trabajador y le comunica la decisión.

En opinión de los expertos, debe ser el jefe directo quien debe hablar con el empleado a desvincular, por dos motivos. Por un lado, porque es quien mejor conoce la trayectoria del laboral de la persona, y quien ha ido haciendo su evaluación; y por otro, «porque es una buena forma de que afronte los problemas de la compañía para afianzar su liderazgo«.

Algunos expertos insisten en que el despido nunca debería ser una sorpresa para el empleado. Antes de llegar a esta situación, el trabajador debe ser avisado que su rendimiento no es el esperado y de cuáles son las expectativas que la empresa tiene puestas en él.

Una vez tomada la decisión, la persona encargada de comunicar el despido debe tener la suficiente sensibilidad para hacerlo de la forma menos traumática posible. Elegir el momento más adecuado para dar la noticia es importante. Hay que olvidar la tendencia a darla el viernes a las cinco de la tarde, y es importante conocer bien el expediente del trabajador para no comunicarle la decisión el día de su cumpleaños o en el aniversario de su entrada en la organización.

Llegado el momento de la entrevista, es aconsejable comunicar el despido en los dos primeros minutos y no andarse con rodeos. Hay que decir uno o dos motivos concretos y olvidarse de dar detalles. La gente, una vez que se le da la noticia, no está receptiva y sólo quiere desahogarse.

Quien despide debe dejar que la persona exprese sus sentimientos y le formule preguntas. Nunca debe adoptar una posición defensiva, ni intentar convencer a la persona de que su despido es justo. Pero sí es fundamental adoptar una posición de respeto hacia su dignidad profesional.

Despido por bajo rendimiento

Despido por bajo rendimiento

Consejos para el «día D»

1. Quién. Elegir a la persona idónea para conducir la entrevista de despido, preferiblemente el jefe inmediato del afectado.

2. Cuándo. Escoger el día más propicio. Los despidos deben efectuarse a principio de la semana, el lunes o el martes, y temprano. Nunca debe hacerse el viernes a las cinco de la tarde. De este modo, la persona tiene oportunidad de regresar a su lugar de trabajo para conversar acerca de su despido y no pasar todo el fin de semana pensando en el porqué.

3. Dónde. El lugar más adecuado puede ser el despacho del directivo que va a comunicar el despido, o la sala de reuniones. Pero siempre un lugar discreto.

4. Por qué. Hay que preparar las dos o tres causas que han provocado el despido, así como las condiciones de partida. Es aconsejable tener prevista una entrevista entre el afectado y el departamento de Recursos Humanos.

Actitudes que debe evitar quien despide

Bloqueador de sentimientos. No admite que el despedido pueda llorar o mostrar sus sentimientos. Lo considera una debilidad.

Compulsivo ritualista. Para él, despedir un trabajador es como «beberse un vaso de agua».

Agresivo. Puede ocasionar traumas en el despedido, e incluso llegar a utilizar el insulto. Decir: «A la calle por mis cojones» es una de sus frases favoritas.

Depresivo. Le cuesta meterse en el papel de «despedidor«; tarda varios días en dar la noticia, no fija la fecha del despido.

Distorsionador de la realidad
. Nunca comunica el despido de forma objetiva. Coge varios motivos y los distorsiona.

¿Por qué Yo?

Estas son algunas de las preguntas que el despedido suele formular, y para las que hay que tener respuesta:

– ¿Por qué yo? – ¿Soy el único afectado? – ¿Se va también X? – ¿Cómo se me puede hacer esto después de lo que he hecho por la compañía? – ¿Se puede reconsiderar la decisión? – ¿Quién la ha tomado? – ¿Qué criterios se han tenido en cuenta? – ¿Puedo hablar con el director general? – ¿Existe alguna alternativa dentro de la empresa, en otra función o localidad? – ¿Quién se va a hacer cargo de mis trabajos? – ¿Lo saben mis compañeros? – ¿Qué versión se les va a dar? – ¿Qué tipo de compensaciones se me van a ofrecer? – ¿Qué referencias se van a dar sobre mí?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad