Curriculum y carta de presentación, ¿cómo venderse eficazmente?

Todos tenemos una idea clara de nuestra trayectoria, pero cuando hablamos de la necesidad de hablar sobre ello o redactar los elementos oportunos en un curriculum vitae o carta de presentación es mucho más delicado. Esto requiere conocimiento de sí mismo y dominar los entresijos de tu carrera profesional.

Muchos candidatos siguen apresurándose en la redacción de sus documentos sin tener una visión clara de su valor añadido. Sin embargo, ser capaz de realizar una evaluación personal y profesional a menudo da resultados.

Curriculum vitae y carta de presentación

Inventario: requisito previo

Hacer un balance de tu situación actual y tu pasado permite simplificar bastante lo que has hecho hasta ahora, identificar tus recursos y competencias básicas y profesionales reposicionando tu objetivo y facilitando el desarrollo de tus candidaturas a diferentes puestos de trabajo que posteriormente deben transformarse en un curriculum y carta de presentación.

En ese sentido, debes hacer una lista con tus conocimientos y experiencia. Revisa tu formación inicial y permanente, teniendo en cuenta los puntos importantes de lo que has aprendido y hecho. Detalla tu recorrido profesional a continuación, diseccionando cada una de tus experiencias de trabajo. Haz una lista con tus responsabilidades, logros, éxitos y fracasos. Anota todo lo que te venga a la mente. Cursos de formación de tres días, experiencias de una semana o experiencias al margen de lo meramente profesional pueden apoyar su proyecto y dar más peso a tu solicitud de empleo.

Este trabajo consisten en recoger e investigar es esencial para repasar tu carrera laboral y encontrar elementos relevantes para el puesto de trabajo que solicitas y que debes utilizar en la carta de presentación.

carta de presentación y curriculum vitae

Oferta de servicios

Cuando hayamos terminado el inventario tendremos bastante claro nuestro plan de carrera y podremos especificar muy bien nuestra oferta de servicios. Redefiniremos nuestras metas en una serie de criterios importantes para nosotros: lugar, tiempo, movilidad, oportunidades de empleo, deseos, limitaciones personales…. A partir de ahí, tendremos que hacer una primera selección de ofertas de trabajo y seleccionar determinadas empresas en nuestro proceso de búsqueda de trabajo. Para evitar pérdidas de tiempo y energía en una busca de trabajo inútil, manda tu curriculum sólo si tu perfil se ajusta en un 80% a las características que piden.

Antes de pasar a la etapa crucial de la redacción, selecciona los puntos clave que quieres desarrollar. Trate de encontrar para cada uno lo que más te distingue de sus competidores en la carta de presentación.

La regla de las 3C en la carta de presentación

Después de haber determinado nuestra oferta de servicios podemos aplicar la regla de las 3C: claro, conciso y concreto.

Ser claro: el reclutador gasta muy poco tiempo por candidato. Con bastante rapidez, debe ser capaz de entender el fondo y encontrar la información que busca: ¿Qué puesto de trabajo te interesa? ¿Por qué esta empresa? ¿Qué le llevaría a contratar a más de a otro candidato? ¿Cuál es la formación necesaria para este puesto de trabajo? ¿Qué habilidades son necesarias para tener éxito en este trabajo? ¿Cuál es el valor añadido del candidato?

Sea conciso: Demasiada información es sinónimo de mala información. Deberías ser capaz de sintetizar la información relevante para el puesto de trabajo. Escribe frases cortas y adopta un estilo simple y directo en tu carta de presentación. Habla con tu interlocutor como si no supiera nada del negocio.

Ser concreto: Apoya tus afirmaciones sobre hechos concretos. Muy popular entre los reclutadores, que ven una posibilidad de dar un paso atrás en sus experiencias, no dudes en poner ejemplos, cifras, resultados que sean consistentes con la posición.

Para tener éxito, no pierdas de vista el objetivo final: despertar la curiosidad del lector y ser seleccionado para una entrevista es el objetivo del curriculum y la carta de presentación.

El reclutador debe, al leer el curriculum y la carta de presentación vislumbrar la adecuación de tu perfil a las necesidades de la empresa. Sin embargo, no se esfuerce demasiado. Al tratar de abordar demasiados temas, el reclutador va a perder el hilo de tu historia.

Mas informacion sobre este tema

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies