¿Cómo ser un ejecutivo de éxito teniendo un jefe emprendedor?

Reconocer el perfil emprendedor en los consejos de administración y gerencias de las pequeñas y medianas empresas puede ser el camino a una carrera de éxito.

Pequeñas y medianas empresas fueron las principales responsables por el crecimiento de la producción industrial en el cuarto trimestre del año pasado. Según una encuesta divulgada por la Confederación Nacional de la Industria. Afectadas por la reducción de las exportaciones y la valorización del euro frente al dólar, las grandes empresas indicaron una evolución de 52 puntos, mientras que la evolución de las pequeñas y medianas fue de 53,3 puntos.

En este escenario, estas empresas tienden a emplear a más. Según el administrador, consultor y estudioso del comportamiento de los negocios desde hace 17 años, Luis Fernando García, reconocer cuando el jefe es un emprendedor es fundamental para el desarrollo de la carrera profesional de un ejecutivo. “Sólo así, durante la relación profesional será posible identificar algunas de las características básicas de comportamiento y saber la mejor manera para actuar en determinados momentos”, explica.

Para esta misión el consultor recurre a las teorías de Kets De Vries y David Mc Clelland, psicólogos estudiosos del comportamiento emprendedor, que afirman: “los empresarios emprendedores presentan comportamientos similares“. Tienen:

1) Alta necesidad de logro;
2) Deseo de poder y de toma de decisiones;
3) No les gusta el trabajo rutinario;
4) Prefieren relaciones patriarcales con sus subordinados;
5) Tienen un alto grado de ansiedad y destrucción;
6) Ausencia de planificación a largo plazo; lo que permite entender por qué
la carrera de ellos es una deslumbrante sucesión de éxitos y fracasos;
7) No hace distinción entre las decisiones operativas del día a día y los cambios estratégicas de largo plazo;
8) No tienen sentido de prioridad y pueden llevarse mucho tiempo en las resoluciones triviales y en las decisiones estratégicas fundamentales.

El camino del emprendedor es un camino largo, solitaria y difícil. Los hombres que la siguen son por necesidad de una clase especial. Un grupo de ellos no posee las cualidades de la paciencia, la comprensión y la claridad que muchos de nosotros admiran y desean en nuestros compañeros. Los hombres que siguen el camino del emprendedor no son personas muy agradables.

Emprendedores con ideas

Emprendedores con ideas

La empresa simboliza la capacidad del emprendedor de resolver y compensar las duras frustraciones de la infancia y de las injusticias de la creación de un entorno en el que, para que ocurra un cambio, tiene que estar en control, independiente de los caprichos y los favores de dudosas figuras autoritarias. Como resultado, la empresa presenta:

1) Un sistema de información (no compartidas) poco aprovechado;
2) Ausencia de procedimientos estandarizados y de reglas y una falta de formalización;
3) La empresa acaba utilizando criterios personales y subjetivos del emprendedor con el propósito de medición y control;
4) Las descripciones y responsabilidades de los cargos son mal definidas o inexistentes;
5) La ocultación de la información se convierte en una práctica común y contribuye a el estado general de desorganización.

La tendencia en el mundo de los negocios actuales, es hacer surgir o formar un nuevo tipo de emprendedor; un individuo más bien educado, no tan impulsivo, menos preocupado por el control y la independencia y más adaptativo en su enfoque con el medio ambiente. Si esta es la tendencia los nuevos negocios, el impacto en las grandes empresas ya existentes (hasta el punto que los emprendimientos internos son entendidos, la creación de nuevos productos de riesgo y distribuciones nuevas tecnológicas en las empresas ya existentes) puede ser enorme.

Identificar la posibilidad de tener un jefe emprendedor para mejor actuar será la mejor manera de desarrollar su carrera. “Ser una persona mediadora, capaz de circular entre la empresa haciendo el medio campo es una gran alternativa en este entorno. Y por supuesto, hay consejos para ello.”, explica el consultor.

En general, la abdicación y la sucesión son con frecuencia la única alternativa en caso de que el crecimiento continuado de la empresa sea una meta prioritaria. Más frecuente que nunca, la separación de la empresa y del el empresario se convierte en la única propuesta de supervivencia. Mientras el espíritu emprendedor es una de las fuerzas de compensación que previenen la caída y el declive de la economía como un todo, en el último momento, el empresario paga un precio muy alto en el campo emocional por el crecimiento económico.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies