Cómo responder a la pregunta sobre tus puntos débiles

A la pregunta constante en las entrevistas de trabajo, una reclutadora del Facebook explica cuál es la respuesta que se espera.

En una entrevista de trabajo tradicional, existe un conjunto clásico de preguntas, como “¿dónde te ves en cinco años?” o “¿cuál fue tu mayor logro?”. Entre ellas está una de las cuestiones que más causan ansiedad en los candidatos: ¿cuál es su mayor debilidad?

Para no ser sorprendido y tener que pensar en la hora en una respuesta. Quien tiene procesos selectivos por el frente o entrevistas marcadas hace bien en tomarse, previamente, algún tiempo para reflexionar sobre esta cuestión y planificar exactamente cómo contestarla.

Para esta pregunta, una reclutadora del Facebook, Ambra Benjamin, recientemente ofreció una charla en la red social Quora. Después de todo, es el momento de presumir un poco, afirmando que mayor debilidad es el perfeccionismo o asumir responsabilidades demás, ¿no?

Según Benjamin, jactarse es la peor línea a seguir; ya que respuestas de este tipo son inútiles en una entrevista de trabajo, porque no dicen nada al entrevistador acerca de quién es el candidato.

Cuando el reclutador hace esta pregunta, quiere saber cómo se ve y si estás consciente de tus habilidades, y no encesariamente conocer tus puntos débiles. “El entrevistador está haciendo esta pregunta para recoger señales valiosas sobre tu percepción de ti mismo. Estar consciente de tus carencias es importante.”

En caso de que, de hecho, seas un perfeccionista– algo que puede ser una debilidad real –, Benjamin aconseja que te vayas a tu segundo mayor punto débil, sea lo que sea. De esta manera, se evita salir con una imagen pedante y de poco autoconocimiento.

Sólo hay una manera lo suficientemente buena de responder a la pregunta sobre tus puntos débiles

Sólo hay una manera lo suficientemente buena de responder a la pregunta sobre tus puntos débiles

La idea principal es mostrar al reclutador de que eres consciente de tus puntos débiles y estás trabajando para mejorarlos. Así, antes de la entrevista, dedica tiempo a esta reflexión: crea una lista de áreas en las que crees puedes mejorar y piensa en lo que puedes hablar sobre alguna de ellas. En la entrevista, muestra al reclutador que has dedicado tiempo a esta reflexión.

Si es difícil pensar en tus debilidades, esto se hace aún más urgente. “Si no puedes pensar en algunas de las lagunas, ¿entonces qué estás haciendo para mejorar?”, preguntó Benjamin. A fin de cuentas, para poder trazar estrategias de desarrollo y mejorar nuestras competencias profesionales, el primer paso es conocer bien cuáles son los puntos débiles que tenemos que mejorar.

Por último, no tengas miedo de admitir tus debilidades. “Todo el mundo tiene fallos. Nadie te pedirá que reconzcas que no puedes entregar proyectos en la fecha correcta – esto te puede costar el empleo; sino sólo entender tus fortalezas y debilidades; lo que sin duda mostrará que eres consciente de que estás en constante mejora y desarrollo”, continuó.

“Y francamente, yo estaría bastante desconfiada con respecto a cualquier empleador que no me ofreciera un trabajo porque fui honesta al compartir una debilidad mía”, concluyó.

Para aumentar sus posibilidades, por lo tanto, es bueno practicar el autoconocimiento.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies