Cómo negociar salario

No acudas sin más a una entrevista de trabajo. Es mucho más productivo que diseñes una estrategia para enfrentarte a las cuestiones que te planteará el entrevistador y más aún cuando se toque el espinoso tema de la retribución.

Imagina que estás en una entrevista de trabajo. En principio, el puesto se adapta perfectamente a lo que buscabas, pero en la entrevista no se ha hablado nada de dinero. En ningún momento te han dicho cuál sería tu retribución. Entonces, te asalta la duda: ¿Deberías lanzarte y preguntar directamente o es mejor esperar? ¿Qué prefieren los seleccionadores? A éstas y otras preguntas intentaremos darle respuesta a lo largo del siguiente artículo.

Para enfrentarte con éxito a la entrevista y al importante tema de la retribución, te propongo una serie de recomendaciones que puedes utilizar como guía:

Examina tu propia situación.

Dos personas ante un mismo puesto pueden mostrar una actitud muy diferente en función de su situación personal. Así, en función de su formación, conocimientos, experiencia, y pretensiones podrán demandar salarios notablemente diferentes. Además, en un momento dado te puede interesar dejar de lado tus exigencias económicas a cambio de otras cuestiones.

Para acertar, cuando te hagan una oferta conviene que la analices desde dos ópticas diferentes:

  • Cuantitativa: Valorar este aspecto implica considerar la remuneración neta que te ofrecen, a la que tendrás que añadir las retribuciones en especie como coche de empresa, vivienda, móvil, seguro médico, tickets restaurante,…
  • Cualitativa: A largo plazo, además del dinero, te interesarán otras cosas que puedan fortalecer tu carrera como: la empresa, el sector, el plan de carrera, las responsabilidades y las perspectivas para desarrollar nuevos proyectos e iniciativas.

Además, si olvidas este punto y únicamente hablas del sueldo, proyectarás una imagen de regateador que no te favorecerá.

Evalúa tu remuneración actual.

Para ello no bastará con que sumes las cantidades que percibes al año. Además debes tener en cuenta las retribuciones en especie y otro tipo de incentivos como las conocidas stock options, formación,…

Por otro lado, si en la entrevista te preguntan por tu actual retribución es mejor que seas sincero y contestes la verdad. Aunque tu sueldo sea bajo para la labor que desempeñas, siempre puedes argumentar esa situación respaldándote en una serie de circunstancias por las que pasa tu empresa.

Conoce el mercado.

Infórmate de lo que está pagando el mercado por un puesto como el tuyo. Internet, los convenios colectivos y las revistas especializadas pueden ayudarte a realizar una estimación. Además, siempre te quedarán los conocidos que trabajen en el sector para darte pistas.

Conoce a la empresa antes de acudir a la entrevista.

La única forma de valorar correctamente la oferta es conocer cuantos más datos mejor de la empresa: ¿momento que atraviesa el sector?, ¿posición de la empresa en el sector?, ¿qué sueldos paga la competencia por puesto similares?, ¿capacidad para encontrar gente con tu perfil?,…

Establece tus propios objetivos.

Antes de iniciar la negociación, establece tanto las condiciones mínimas que estás dispuesto a aceptar, como el ideal máximo que te has fijado. Trata de que la banda entre una y otra cantidad no supere el 20%. Probablemente llegues a un acuerdo en algún punto intermedio.

Cómo negociar salario

Cómo negociar salario

Cómo negociar salario en la entrevista de trabajo

En la entrevista no saques tú a la luz el tema salarial. Espera a que sea el propio entrevistador el que comente el tema. Eso sí, si ves que después de un par de entrevista sigue sin tratarse este punto, prueba a usar la delicadeza para aproximarte a la cuestión.

– Puede que cuando estés inmerso en la entrevista y dispuesto a negociar te digan que la política de la empresa anula cualquier posible negociación en el sueldo. En ese caso, puedes considerar otro tipo de variables como días libres, beneficios familiares, retribuciones en especie… en los que quizá la empresa muestre una actitud más flexible.

– Si realmente te interesa el puesto, no insistas en una remuneración alta y fija. Sé flexible en la negociación y considera la posibilidad de asociar parte de tu retribución a la evolución de la empresa y a sus resultados. Este perfil más comprometido con la organización es más apreciado por los seleccionadores frente al del típico empleado que sólo aspira a «vender» su tiempo a cambio de un sueldo.

– En otras ocasiones antes de decirte el sueldo que te pagarán, te lanzan la temida pregunta: ¿Cuáles son sus aspiraciones salariales? Ante este lance, intenta evadirte y no dar ninguna cifra alegando que no dispones de suficiente información ni del puesto, ni de sus responsabilidades. Si el entrevistador insiste, facilítale una franja abierta argumentando que en torno a ella se mueven los sueldos en el mercado por puesto similares. Si contestas te arriesgas a caer en la trampa de la empresa infravalorándote y consiguiendo un sueldo inferior al que pensaban pagarte.

– Si respondes a un anuncio en el que te soliciten la retribución que deseas, incluye en la carta de presentación la cifra. No hacerlo puede afectarte negativamente. Piensa que la empresa puede recibir muchos curriculum en los que si contesten a la preguntan y directamente te estarías excluyendo. De todas formas, no aclares si tus pretensiones son brutas o netas. De esta forma, contarás con un margen mayor para negociar durante la entrevista.

– Intenta mantener una postura abierta donde no se evidencie ni ansiedad, ni desesperación a lo largo de la negociación. En cualquier caso, si las negociaciones se alargan evita recurrir a amenazas y «ultimatums«. Simplemente establece un plazo para evitar negociaciones interminables.

– Como ultimo consejo, te propongo no aceptar ninguna oferta en el momento. Concédete unas horas para reflexionar y estar seguro de tomar la decisión correcta.

Mas informacion sobre este tema

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad