Cómo evitar que te despidan del trabajo

Existen muchas razones por las cuales podrías ser despedido de tu trabajo. Algunas de estas razones están fuera del alcance de tu mano, como, por ejemplo: la empresa en la que trabajas está perdiendo dinero y está haciendo recortes de personal; el departamento en el que trabajas fue eliminado; o incluso que se ejecutó una fusión de compañías, marcas o empresas y repentinamente de has vuelto redundante como trabajador.

Sin embargo, hay algunos motivos por los cuales podrías ser despedido del trabajo y éstos sí están a tu disposición y dependen principalmente de ti, tu actitud y desempeño, por ejemplo, no cumples con las cotas de rendimiento para la empresa, o tienes una mala relación con tu jefe.

Y, a pesar de que no te puedes hacer invulnerable a una inesperada llamada a la oficina de tu jefe, puedes seguir los siguientes consejos para mantener tu puesto de trabajo:

Comprende las prioridades

Desafortunadamente, en el actual ambiente corporativo Darwiniano (sobrevive el que mejor se adapte), no puedes simplemente limitarte a cumplir tus expectativas de rendimiento; la manera de ganarte tu puesto de trabajo es entender los objetivos y estrategias de la compañía y las prioridades de tu jefe, entonces deberás alinear tu rendimiento en el trabajo con estas.

Por lo tanto, sé resistente, flexible, y adáptate a tus áreas de trabajo y exigencias lo mejor que puedas.

Aprende a comunicarte con tu jefe

Haz un esfuerzo para entender el estilo de gestión y las necesidades de tu jefe, para luego poder usarlo a tu favor. Aprende a expresar e interpretar correctamente la información y a hacer preguntas estratégicamente, de una forma en la que se reflejen los hábitos de comunicación de tu jefe; es decir, trata de hacer el trabajo de tu jefe más fácil, haciendo preguntas como “¿Necesitas encargarte personalmente tú de eso? Podría ocuparme de ello por ti.” Esto puede hacerte ganar una buena reputación, un mejor perfil laboral y buenos comentarios.

¿Cuáles son los derechos en el despido?

¿Cuáles son los derechos en el despido?

Mantente en la cultura

Comportarte de una forma antiética para la “cultura” de tu compañía es la forma más rápida de perder tu trabajo. Por ejemplo, no expreses públicamente tu desacuerdo cuando se haga un consenso en una reunión con el jefe de la empresa.

También asegúrate de asistir a los eventos corporativos, fiestas, y almuerzos de la empresa, pues estos demuestran la camaradería entre los empleados, incluso si eres introvertido.

Mejórate continuamente

Siempre busca nuevas formas de ser un mejor empleado. Si no lees el periódico (tópicos empresariales) o atiendes a al menos dos conferencias de negocios al año, probablemente termines despedido. Adicionalmente, realiza al menos un curso por año para el mejoramiento personal, el cual puedas transferir a tu trabajo para desempeñarte mejor.

Las cosas pequeñas cuentan

Muchas de las cosas que te enseñaron de pequeño todavía se mantienen en cuenta: sé pulcro, puntual; siempre agradece por algún favor; no comiences peleas; comparte; felicita a los demás por sus logros y dale la bienvenida a los nuevos empleados.

El resultado

Todos estos son consejos que te aportarán muchos puntos al momento de realizar ascensos, evitar que te recorten del personal, ser despedido por mala conducta, apatía o mal rendimiento, entre otros aspectos. Esto te garantizará un ambiente laboral favorable, sin embargo, siempre debes estar preparado para lo peor.

Mas informacion sobre este tema

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies