BRICS: crecimiento, ascenso y sostenibilidad de los 5 países

La historia de los BRICS comienza en 2001, el economista de Goldman Sachs Jim O’neill argumentó que las economías de Brasil, Rusia, India y China están destinadas a experimentar un rápido desarrollo, dando lugar al acrónimo BRIC, que se enriquecerá con la letra S tras la inclusión de Sudáfrica en 2011.

Diez años después, los hechos demuestran que estaba en lo cierto, porque a pesar de que sus economías tienen características muy diferentes, estos países han experimentado un aumento espectacular en la economía mundial.

El ascenso de los BRICS

Entre 2000 y 2008, el crecimiento de los BRICS fue significativamente mayor que el de los países desarrollados. El crecimiento de estos países se desaceleró y alcanzó en 2009 su nivel más bajo : – 7,8% de crecimiento para Rusia y China aumentó de 14, 2% de crecimiento en 2007 a 9,6% en 2009. Entre los países que forman los BRICS, China ha tenido las tasas de crecimiento más altas en las últimas dos décadas.

Desde 2014, la situación económica en Rusia, Brasil y Sudáfrica se ha deteriorado significativamente, especialmente debido a la caída en el precio de las materias primas.

BRICS: crecimiento, ascenso y sostenibilidad de los 5 países 1
Crecimiento comparado entre países desarrollados y BRICS

El lugar de los BRICS en la economía mundial está en constante crecimiento. En 1990, su participación en el PIB mundial era solo del 10%, en comparación con el 25,5% en 2018.

Hoy en día, tienen un PIB de casi 20 billones de euros y una población de casi 3.100 millones, o el 42.1% de la población mundial. Un ascenso confirmado por el lugar ocupado por los BRICS en el ranking de los países más poderosos del mundo realizado cada año por el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la base de su PIB.

En 2018, China ocupó el segundo lugar, seguida de cerca por India (7º), Brasil (9º) y Rusia (12º). Sudáfrica ocupa el puesto 32. Por ejemplo, Francia ocupa el sexto lugar después de Estados Unidos, China, Japón, Alemania y el Reino Unido.

Sobre la base de un amplio conjunto de indicadores, algunos economistas proyectan que para 2050 estos países habrán alcanzado un nivel de desarrollo similar al de las naciones occidentales.

El crecimiento de los BRICS visto desde el lado de los mercados financieros

Hasta 2007, los índices bursátiles de mercados emergentes, incluidos los BRICS, superaban a los índices tradicionales. Sin embargo, en los últimos tres años, el índice de mercados emergentes MSCI, en el que los BRICS solo representan más del 40 % (de 24 países), se ha estancado, donde el índice S&P 500, que refleja la evolución de las 500 mayores capitalizaciones estadounidenses, estaba ganando casi un 20 %. Los índices emergentes también son más volátiles.

El impacto global de la crisis financiera de 2007/2008 ha empeorado el rendimiento de los países de mercados emergentes, haciendo que la evolución de sus índices bursátiles sea más o menos similar a la de los mercados financieros de los países desarrollados, o incluso menos favorable durante el período de crisis.

¿Cómo se explica el dinamismo económico de los BRICS?

Donde los países occidentales están avanzando hacia un modelo económico orientado a los servicios, los BRICS, especialmente China, han nutrido su crecimiento a través de la fortaleza industrial.

Esta fuerza fue alentada en las primeras etapas de su desarrollo económico por las políticas públicas intervencionistas (inversiones en educación, formación, infraestructura, etc.), especialmente en China.

Estas políticas han adoptado la forma de una reasignación de factores de producción a los sectores más productivos de la economía, y en particular a la industria manufacturera, lo que ha dado lugar a un aumento de la productividad del capital y la mano de obra (un fenómeno de puesta al día tecnológica con las economías más avanzadas). En este contexto, el crecimiento de los BRICS se ha visto estimulado por un tremendo aumento de las exportaciones.

Por ejemplo, entre 1997 y 2018, el volumen de exportación de China aumentó 13 veces, India 7 veces y Brasil 3 veces.

Evolución del volumen de exportaciones BRICS
Evolución del volumen de exportaciones BRICS

En 2010, China se convirtió en el mayor exportador mundial de bienes por delante de los Estados Unidos. Rusia, la India, el Brasil y Suráfrica se enumeran constantemente como los 30 principales exportadores mundiales de la mercancía.

Sin embargo, cada vez más importantes en el comercio económico internacional, los BRICS tienen diferentes especializaciones de exportación. Para China, estos son productos industriales manufacturados, para los servicios de la India, para los productos energéticos de Rusia, para las materias primas agrícolas de Brasil y para los minerales de Sudáfrica.

Por otro lado, los bajos costos de producción de China, India y Brasil han ejercido un verdadero atractivo por la inversión extranjera directa (IED) de otros países del mundo. Por ejemplo, el capital mundial recibido por China se ha cuadruplicado desde la década de 2000 (establecimiento de empresas extranjeras o compras de empresas locales). La importancia de este fenómeno ha llevado a varias naciones occidentales a denunciar la competencia desleal que resulta en reubicaciones masivas de actividades.

Otro factor dinámico es una población joven y dinámica, que a su vez proporciona una base importante para apoyar la demanda interna, especialmente en China (donde la población va a envejecer rápidamente), India y Brasil. Después de ponerse al día con las economías desarrolladas, estas características demográficas podrían permitirles mantener un nivel estable de crecimiento a largo plazo.

El consumo interno ya está actuando como un motor de crecimiento en China. Desde la crisis de 2007, la demanda mundial ha crecido a un ritmo más lento y las exportaciones chinas se han estancado. El superávit por cuenta corriente de China del 9,9 % del PIB en 2007 fue del 0,8 % del PIB en 2018.

El crecimiento en China se mantuvo en torno al 6,5 % en 2018. El consumo interno está desempeñando un papel cada vez mayor en el proceso de recuperación económica de China. 

BRICS: un aumento más económico que social

En general, el auge económico de las economías emergentes ha ayudado a reducir la pobreza en sus territorios. Sin embargo, queda mucho por hacer en las esferas de la reducción de las desigualdades, la justicia social y la educación. …

La pobreza se ha reducido…

De 1990 a 2018, el número de personas que viven con menos de dos dólares al día disminuyó en todas partes del mundo. Esta disminución es claramente evidente en Asia oriental, América Latina y Asia meridional. China, India y Brasil han sido los principales contribuyentes, por lo que la proporción de personas que viven por debajo del umbral de pobreza mundial (dos dólares por día) ha disminuido significativamente entre estos países emergentes.

La reducción de la pobreza se refleja en la evolución del Índice de Desarrollo Humano (IDH), que aumentó en China de 0,5 en 1990 a 0,75 en 2018 (Noruega, el país mejor clasificado del mundo, tiene un IDH de 0,95).

Esta reducción general de la pobreza se refleja en la evolución de la esperanza media de vida. China, Brasil e India están experimentando un aumento constante en la producción. Rusia se está estancando, sin embargo, y Sudáfrica está experimentando turbulencias relacionadas con su situación política particular.

BRICS: crecimiento, ascenso y sostenibilidad de los 5 países 2
Esperanza de vida media por país

…pero aún queda mucho por hacer

Si bien las naciones emergentes pueden describirse como económicamente dinámicas, lo mismo no puede decirse en términos sociales.

El nivel de vida en estos países sigue siendo mucho más bajo que en los países desarrollados. El PIB per cápita medido en paridad de poder adquisitivo (PPP), es decir, corregido por las diferencias de precios y la influencia de los tipos de cambio, es así 16,096 dólares en 2018 en China, 6,925 dólares en India frente a 55,534 dólares en Estados Unidos o 40,507 dólares en Francia.

También se han desarrollado altos niveles de desigualdad. En China, 2,000 en 2016, el 20 por ciento más rico ha visto crecer sus ingresos en un 16% por año, mientras que para el 20 por ciento más pobre el crecimiento de los ingresos fue de solo 8.5%.

La misma tendencia se puede observar en India, Rusia y Sudáfrica. El índice de Gini, una medida común de la desigualdad de ingresos y cuyo coeficiente está entre 0 (igualdad perfecta : todos tienen la misma riqueza) y 1 (desigualdad absoluta : una persona posee toda la riqueza del país), tiene valores que aún son muy altos.

En la India, es 0.368 en 2012; en Rusia 0.412 en 2015; en China 0.465 en 2016; en Brasil 0.49 en 2014, y es muy alto en Sudáfrica: 0.625 en 2013. El aspecto preocupante de estas cifras se revela principalmente en su estancamiento desde la década de 2000: aparte de Brasil (donde el coeficiente era entonces 0.59), las desigualdades no han disminuido significativamente.

Por lo tanto, el grupo de países denominado BRICS todavía tiene mucho camino por recorrer. No es sorprendente que ninguno de ellos aparezca en la parte superior del ranking del Índice de Desarrollo Humano (IDH). El primero de ellos en 2018 es solo el lugar 49. Esto Es Rusia, con un índice de 0.816.

Los retos de la sostenibilidad del crecimiento de los BRICS

La desaceleración del crecimiento de los BRICS en los últimos años plantea muchas preguntas, particularmente sobre los mercados financieros.

Por otro lado, su alto grado de dependencia del exterior (alta demanda de materias primas para China e India, capital extranjero para Sudáfrica y Brasil, peso de las exportaciones) plantea la cuestión de la sostenibilidad a largo plazo de su crecimiento.

Por lo tanto, la mayoría de los economistas coinciden en que la sostenibilidad del crecimiento de los BRICS ahora se basa en el desarrollo del consumo interno y la consideración de factores sociales y ambientales.  

Esto es aún más necesario ya que las economías emergentes (México, Bangladesh, Corea del Sur y otras agrupadas bajo el título de los “Próximos once“) compiten ahora con los BRICS en los mercados mundiales, principalmente sobre la base de una estrategia de desarrollo basada en los bajos costos salariales.

Pero tal vez esta categorización debería revisarse, porque los cinco países BRICS tienen características significativamente diferentes, y lo que está en juego no es lo mismo o incluso lo contrario (por ejemplo, un aumento en los precios del petróleo beneficia a Rusia pero penaliza a China e India).

Mas informacion sobre este tema

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad