Acreedor: definición y concepto. 3 tipos de acreedores

Un acreedor es una persona física o una entidad jurídica o gubernamental a quien se le debe dinero (con el que se mantiene una deuda). Por lo tanto, debe distinguirse del deudor, es decir, el que debe este dinero.

La deuda de un deudor es la cuantía de dinero que tiene pendiente con la entidad a la que debe dinero. Por consiguiente, tiene un derecho frente al deudor, y el deudor se compromete a pagar la deuda frente a este.

Concepto de acreedor

Es un término utilizado en por el área de finanzas y contabilidad para describir a una entidad (puede ser una persona, una organización o un organismo gubernamental) a la que se le debe dinero, ya que ha suministrado bienes o servicios a otra entidad.

A veces, esta entidad cobrará intereses sobre el dinero prestado como una forma de ganar dinero. Un ejemplo de esto podrían ser los intereses sobre el pago de préstamos bancarios o pagos de tarjetas de crédito.

Mucho cuidado con dejar dinero a empresas o empresarios que tienen deudas reconocidas. No te metas a acreedor
Mucho cuidado con dejar dinero a empresas o empresarios que tienen deudas reconocidas

Ejemplos de acreedores

  • Comerciales: dinero que usted debe a los proveedores
  • Bancarios: préstamo de un banco o entidad

Un acreedor puede ser un banco, un proveedor o una persona que ha proporcionado dinero, bienes o servicios a una empresa y espera que se le pague en una fecha posterior. En otras palabras, la empresa debe dinero a sus proveedores, a sus trabajadores o al banco y los importes deben consignarse en el balance de la empresa como un pasivo corriente o como un pasivo no corriente (o a largo plazo).

Características del acreedor

Vemos que la relación entre acreedor-deudor es bastante similar a la relación que podemos apreciar entre cliente-proveedor, ya que cualquier entidad puede ser tanto un proveedor como un cliente, de tal manera que un deudor puede ser un acreedor al mismo tiempo y viceversa.

Los montos totales dirigidos a estos entes son reportados en un balance general de la entidad como “pasivos”. La gran mayoría de estos montos totales son informados y clasificados en dos grupos principales: pasivos no corrientes (o también denominados a largo plazo) y pasivos corrientes.

Tipos de acreedores

Un deudor puede tener varias entidades, empresas o personas a las que debe dinero. A fin de determinar el orden de los pagos de los acreedores, es necesario distinguir entre los acreedores garantizados, los no garantizados y los preferentes. Estos últimos se beneficiarán de una garantía que permita el pago de la deuda cuando el deudor tenga dificultades para pagar a sus fiadores.

Por otra parte, los acreedores no garantizados se refieren a otras personas que han fiado un monto económico, los que tienen un crédito “simple”.

Ejemplo: en los procedimientos de despido colectivo, los empleados de una empresa son considerados acreedores “preferentes” porque sus salarios se consideran “deuda preferente”. En caso de dificultades en su negocio, se les pagará antes que a los preferentes, y a su vez se les pagará antes que a los no garantizados.

Los acreedores suelen esperar a que les paguen las deudas
Los acreedores suelen esperar a que les paguen las deudas. Imagen: Pixabay

Acreedores garantizados

Una persona que tiene una hipoteca, gravamen, carga, prenda o privilegio contra un activo de la persona en bancarrota como garantía de una deuda pendiente. Este tipo de acreedor generalmente no se ve afectado por una bancarrota o propuesta.

Acreedores sin garantía o no garanizados

Estos acreedores tienen derecho a los bienes restantes después del pago de los acreedores garantizados. Muchas deudas como tarjetas de crédito, líneas de crédito personales o sobregiros caen dentro de esta categoría. A estos acreedores no se les garantiza el reembolso.

Acreedores preferentes

Aunque los acreedores preferentes no están garantizados, se les paga primero. Los gastos funerarios en el caso de una persona fallecida en bancarrota son generalmente considerados preferentes.

Esto también incluye salarios pendientes de pago, comisiones, remuneraciones de un empleado de un deudor y obligaciones de mantener a un cónyuge o a un hijo.

Ejemplo

Algunos acreedores, como bancos y otros prestamistas, han prestado dinero a la compañía y requerirán que la compañía firme un pagaré por escrito por la cantidad adeudada. Cuando se requiere un pagaré, la compañía que pide prestado el dinero registrará y reportará la cantidad adeudada como pagarés pendientes de pago.

Si el acreedor es un vendedor o proveedor que no requirió que la compañía firmara un pagaré, es probable que la cantidad adeudada sea reportado como cuentas pendientes de pago o pasivos acumulados.

Otros incluyen a los empleados de la empresa (a los que se les deben salarios y bonificaciones), a los gobiernos (a los que se les deben impuestos) y a los clientes (que hicieron depósitos u otros pagos anticipados).

Algunos se denominan acreedores garantizados porque tienen un gravamen inscrito sobre algunos de los bienes de la empresa. Sin un gravamen (u otro reclamo legal) sobre los activos de la compañía es un acreedor no garantizado.

Las entidades bancarias suelen ser acreedores de las empresas
Las entidades bancarias suelen ser la principal fuente de financiación de las empresas. Imagen: Pixabay

Relación entre deudor y acreedor

Deudor y acreedor, relación existente entre dos personas en la que una, el deudor, puede ser obligado a prestar servicios, dinero o bienes a la otra, el fiador.

Esta relación puede ser creada por el hecho de que el deudor no pague daños y perjuicios a la parte lesionada o no pague una multa a la comunidad; sin embargo, la relación generalmente implica que el deudor ha recibido algo del acreedor, a cambio de lo cual el deudor ha prometido hacer el pago en un momento posterior.

Si el deudor no hace el pago dentro de la fecha límite o dentro de un plazo comercialmente viable y si los esfuerzos rutinarios de cobro de deudas resultan infructuosos, entonces un abogado puede comenzar un proceso formal de cobro. A veces es posible embargar la propiedad, los salarios o la cuenta bancaria del deudor como medio para forzar los pagos.

En caso de que el deudor se niegue a pagar o ya no pueda hacerlo, la persona que dejó el dinero o la mercancía podrá decidir iniciar un procedimiento de cobro a fin de obtener su dinero.

Para hacer esto, puede llamar a una agencia de cobros para que se encargue de ello esta empresa (hablamos de empresas del tipo el cobrador del frac).

En primer lugar, inicia un procedimiento amistoso (carta de reactivación, notificación oficial), que le permitirá resolver su controversia con el deudor objeto de la medida. Si este primer paso sigue siendo en vano, entonces se puede iniciar la segunda fase: es el procedimiento de recuperación judicial.

Esto último se refleja en la apariencia de la orden de pago, e incluso puede terminar en un juzgado, con un embargo de los bienes del deudor en casos extremos.

Afortunadamente, en la mayoría de los casos, el diálogo y las negociaciones permiten a las dos partes llegar a un acuerdo sin acudir a los tribunales.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad