7 hábitos que están matando tu productividad

¿Te consideras una persona improductiva? Elimina estos hábitos que están matando tu productividad.

Romper un hábito no suele ser una tarea fácil, incluso cuando sabemos que claramente perjudica tu productividad y bienestar. En un artículo para el LinkedIn Pulse, el psicólogo Travis Bradberry defiende que lo que falta, en muchos casos, es simplemente autocontrol. Según el especialista en inteligencia emocional, dominar las propias actitudes es esencial para el éxito, y no sólo para rendir más en el trabajo. Una investigación llevada a cabo por estudiosos estadounidenses muestra que las personas con un buen autocontrol son más felices que aquellas que ceden a sus propios impulsos. La tendencia se confirma tanto a corto como a largo plazo. En Pulse, Bradberry enumeró las actitudes que considera más nocivas para la productividad. Conoce los siete hábitos que están matando tu productividad:

1. Navegar por internet compulsivamente

¿Sientes demasiada ansiedad por consultar el teléfono celular, ver un video divertido o leer un pequeño texto en Facebook durante las horas de oficina? El hábito es muy común, pero es menos inofensivo de lo que parece. Después perdemos el foco de atención, lleva cerca de 23 minutos para volver a nuestra tarea original, según Gloria Marcos, especialista en distracción digital por el Wall Street Journal. Todo profesional puede – y debe – hacer pequeñas pausas en el trabajo para ser productivo, pero tienen que ser programadas. Según Bradberry, el cerebro necesita de 15 minutos ininterrumpidos de concentración para entrar en un estado de flow, esto es, llegar a la cúspide de su rendimiento. Saltos constantes de atención impedirán que llegues a ese estado mental de hiper-productividad.

2. Responder e-mails conforme llegan

Muchos expertos en administración del tiempo recomiendan establecer horarios determinados para revisar tu bandeja de e-mails. Después de todo, leer mensajes así significa interrumpir constantemente tu línea de pensamiento. Una sugerencia es configurar alertas para los remitentes más importantes, cuyos restos serán los únicos a ser leídos inmediatamente. Los demás mensajes de correo electrónico pueden ser revisados en los horarios pre-establecidos para esta tarea, o siempre que se llega al final de una actividad.

3. Buscar energía en los alimentos equivocados

El nivel de glucosa en tu sangre funciona como un acelerador de tu cerebro: cuando se encuentra abajo, es común que te sientas cansado, lento y dispersivo; cuando está alto, se puede trabajar a todo vapor. La cantidad ideal de la sustancia para optimizar su rendimiento es de 25 gramos. El detalle es que los efectos de la glucosa para la productividad pueden variar mucho de acuerdo con la fuente de alimento. Caramelo con azúcar refinado y refrescos, por ejemplo, generan un salto de energía que dura sólo 20 minutos. La avena, el arroz integral y otros alimentos con carbohidratos complejos tienen efectos más duraderos y, por ello, merecen ser priorizados.

4. Apretar el botón de “retardar” de despertador

Ceder a la tentación de ganar unos minutos más de sueño por la mañana puede parecer un “regalo” que te das a ti mismo. Pero este hábito puede tener efectos sorprendentemente negativos para tu bienestar durante el día. Bradberry explica: el cerebro normalmente prepara el cuerpo para estar alerta en el momento en el que se suele despertar. Es por eso que muchas veces nos despertamos un poco antes del sonido de la alarma. Cuando usas el botón de “retardar” y vuelves a dormir, se pierde ese “empujoncito” de la naturaleza para despertar. Para tener mañanas más productivas, es mejor respetar la primera alarma del reloj.

Productividad

Productividad

5. Aceptar todas las invitaciones de reunión

Según Bradberry, ejecutivos hiper-productivos comparten una cierta aversión a las reuniones. “Suelen evitar al máximo las reuniones porque saben que pueden durar una eternidad”, dice el experto. Para no perder un tiempo precioso de tu día, es mejor ser muy cuidadoso a la hora de aceptar invitaciones para estos encuentros. Si de todas maneras es imposible huir, la salida es luchar para que la conversación no dure demasiado. De acuerdo con el experto, las reuniones suelen ser mucho más interesantes y útiles cuando deben respetar un horario rígido o un límite claro para los temas a ser tratados.

6. Trabajar en el modo de “multitarea”

Mientras que los expertos aún debaten si la multitarea es posible o imposible neurológicamente, el hecho es que hacer malabares con varias tareas empobrece el rendimiento de cualquier persona, dice Bradberry. Esto porque las personas bombardeadas por los estímulos tienen dificultades de memorización y no pueden prestar la atención suficiente en lo que están haciendo. Es más productivo y menos estresante empezar una actividad sólo después de haber completado la anterior.

7. Sacrificar la ejecución en nombre de la “perfección”

Tardarnos más tiempo en una tarea pensando en la calidad del resultado es diferente de postergar indefinidamente el inicio de una tarea por la convicción de que aún no ha sido bien planificada. El bloqueo causado por el perfeccionismo aparece principalmente a la hora de empezar la actividad. El consejo de Bradberry es no pasar demasiado tiempo delante de una página en blanco. Después de todo, dice, no se puede mejorar lo que aún no se ha hecho, pero es posible mejorar lo que ya se comenzó.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Trabajo y Personal utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies