Política económica

El Gobierno o sector público está constituido por el gobierno-central, autoridades locales, empresas públicas y empresas nacionalizadas. Hablamos de política económica. Al introducir en nuestro análisis la actividad llevada a cabo por el sector público, la economía privada y bisectorial -constituida por los sectores de empresas y unidades domésticas- pasa a ser una economía pública y trisectorial.

Gobierno: Autoridad económica y monetaria que ejecuta la política económica

El gobierno de cualquier nación representa la autoridad en materia económica y monetaria, y a él concierne el hecho de asumir las decisiones relativas a las directrices, normativa y control del conjunto de la actividad económica; es decir, la política económica.

Su protagonismo y actividad creciente en la economía quedan reflejados en una triple función estatal:

Asignación. Provisión de servicios públicos que supone la asignación de recursos hacia aquella parte de la producción no atendida por el sector privado(defensa nacional, obras públicas, educación, etc.).
Distribución. Participación notoria del sector público en la distribución nacional de la renta, a través de programas de asistencia social, estructuras impositivas, etc.
Estabilización y crecimiento. Conjunto de actividades que persiguen la estabilidad económica del país, mediante la reducción del paro e inflación, así como por la intensificación de la tasa de crecimiento de la economía.

actividad económica pública, política económica

Gastos e ingresos públicos

El sector público lleva a cabo sus actividades a través de un programa conjunto de gastos e ingresos de naturaleza pública.

El gasto público
El gasto que realiza la actividad gubernamental en bienes y servicios supone una parte del producto y la renta nacionales. El gasto público es, por consiguiente, el tercer componente de la demanda global de la economía, junto con el consumo y la inversión.

Podemos dividir el gasto público atendiendo a su finalidad en dos apartados:
- Gastos públicos corrientes de bienes y servicios.
- Gastos públicos de capital o inversión.

Paralelamente, el sector público lleva a cabo una serie de transferencias, transacciones económicas, sin contraprestación, que también le suponen un gasto:

Intereses de la deuda pública.
La deuda pública está representada por títulos-valores emitidos por el Estado a un plazo determinado y que tienen como finalidad atraer fondos monetarios privados que financien la actividad pública. El Estado se compromete, por otra parte, a la devolución del capital principal obtenido al vencimiento del plazo, fijado previamente, y los intereses que resulten de haber dispuesto de dicho capital.

Subvenciones:
Son fondos públicos destinados a todos aquellos sectores económicos que precisan de un apoyo financiero para cubrir sus costes. Por ejemplo, el apoyo gubernamental a la actividad agrícola, empresarial, así como a los grupos sociales más necesitado.

Pagos a la Seguridad Social:
El Estado participa activamente en la atención sanitaria de la sociedad en su conjunto.

Los ingresos públicos

El Estado, para atender sus gastos y financiar sus actividades, necesita de una fuente de recursos financieros. Esos recursos son los ingresos públicos, y su grado de disponibilidad por parte del sector público determinará la cobertura de los servicios que demanda la colectividad.

Los ingresos públicos pueden ser originarios (derivados de la propiedad del Estado) o coactivos (derivados del poder coactivo que el Estado tiene sobre los particulares como consecuencia de su soberanía).

Los impuestos son el ejemplo más representativo de ingreso público coactivo. Su importancia es básica para el Gobierno, ya que son la principal fuente de ingresos de que dispone para la financiación de sus gastos. El impuesto se define como el tributo exigido, de forma coactiva, por parte del Estado, sin ninguna contraprestación, en función de un hecho imponible puesto de manifiesto por la capacidad económica del individuo-contribuyente. Los impuestos pueden ser directos o indirectos. Se denominan impuestos directos aquellos que gravan la renta de los agentes económicos (el impuesto sobre la renta de las personas físicas o el impuesto sobre sociedades) o impuestos indirectos son los que suponen un componente del precio o coste (por ejemplo, el impuesto sobre el valor añadido, IVA).

Presupuesto y déficit

Es impensable una economía en la que la producción total de bienes y servicios no tenga una participación pública. En general, los defensores de la economía de mercado reconocen ciertas deficiencias de la misma, que requieren la presencia del Estado como un agente económico más. Su margen de acción no solo se limita a la política económica.

Las situaciones de monopolio o competencia desleal, la producción de bienes y servicios no atendidos por la iniciativa privada, etc., aconsejan la intervención del Estado. Esta intervención, que en principio pretende eliminar tales deficiencias del sistema e introducir dosis sucesivas de estabilidad económica, puede, sin embargo, desembocar en una actuación desestabilizadora y perjudicial.

El presupuesto del Estado es la estimación formal de los ingresos y gastos, en términos financieros, para un período concreto de tiempo. El presupuesto es un indicador tanto para la política económica que pretende seguir el Gobierno, como para los objetivos que pretende alcanzar (reducción global del nivel de precios, fomento del consumo, reducción del paro laboral, etc.). El presupuesto estará equilibrado en la medida en que los ingresos corrientes del Estado coincidan con sus gastos corrientes. Si los ingresos exceden a los gastos, existe un superávit presupuestario, pero si los ingresos no son suficientes para financiar los gastos, existe un déficit.

En este caso, el Gobierno realiza unos gastos superiores a los ingresos, de tal modo que este gasto extra se financia con el déficit. La línea de los gastos públicos, considerados estables a corto plazo, y la de los ingresos, que crece a medida que lo hace la renta, nos indican el saldo del presupuesto estatal. En caso de saldo deficitario, se podría cubrir dicho déficit restringiendo el gasto en la cuantía necesaria o incrementando aún más los ingresos. Generalmente se trata de una política económica para fomentar el crecimiento.

El sector público puede financiar su déficit acudiendo al banco central -emisor de dinero- en solicitud de los fondos necesarios, puede endeudarse en el exterior obteniendo préstamos en divisas o, por último, puede acudir al sector privado emitiendo deuda pública.

El déficit creciente del sector público puede originar el fenómeno económico conocido como crowding-out (expulsión del sector privado) en el que la actividad económica privada va siendo sustituida por la pública. Esto se produce por la desviación de fondos que supone la financiación del déficit público, que deja al sector privado sin los recursos necesarios que su actividad precisa, perjudicando todo el sistema económico.

equilibrio presupuestario

La política económica

El Gobierno tiene en sus manos un conjunto de poderosos instrumentos y mecanismos para corregir los desequilibrios que se producen en los niveles de precios y renta de la economía: la política económica.

La política económica empleada por el Estado puede ser diferente, a tenor de los objetivos económicos perseguidos:
Política económica fiscal. Actuación del Estado por la vía de ingresos y gastos públicos, a fin de incidir en el sistema económico.

Política económica monetaria
. Actuación del Estado sobre el nivel de medios de pago existentes en el sistema reduciéndoles o incrementándoles.

Política económica de rentas y precios
. Actuación directa del Estado sobre las rentas de los agentes económicos (salarios, beneficios, etc.) con el fin de regular su evolución.

Sistemas económicos

Un sistema económico es el conjunto de instituciones y mecanismos que sirven para adoptar las decisiones referentes a la producción, inversión y consumo en una economía social.

Estas decisiones económicas relativas a qué producir, cómo y a qué agentes económicos se destinarán los bienes y servicios producidos, pueden llevarse a cabo a tres niveles:
- Mediante las costumbres arraigadas en una sociedad.
- A través del mercado.
- Mediante una autoridad u organismo planificador central.

Clasificación de los sistemas económicos

Los sistemas económicos se pueden agrupar en dos bloques claramente diferenciados, con la posibilidad de sistemas intermedios:
Sistemas capitalistas o de mercado. Son sistemas de libre empresa, con predominio de la propiedad privada y donde el conjunto de decisiones relativas a la actividad económica tiene lugar a un nivel descentralizado o de unidades económicas independientes. Estados Unidos y Suecia son dos ejemplos de sistemas capitalistas en materia de política económica.

Sistemas socialistas, colectivistas o planificados. Son sistemas en los que predomina la propiedad pública de los medios de producción y donde las decisiones en materia económica son tomadas por una autoridad central. La Rusia y China comunistas serían representativos de este modelo de política económica.

La mezcla de ambos sistemas da lugar a los sistemas económicos mixtos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *