Redacción | | E-Business | No hay comentarios

Evaluación de los sistemas operativos

El conjunto de posibilidades que alberga un sistema operativo tienden a un objetivo básico: acercar el ordenador al usuario, poniendo a disposición de éste todos los recursos de la máquina. Finalidad que obliga al S.O. a brindar las herramientas al efecto.

El usuario de un ordenador suele repetir constantemente un determinado tipo de operaciones relativas a la manipulación de datos y programas, operaciones que son soportadas por un abanico de programas de utilidad incorporados al S.O.

Los sistemas operativos brindan todo un repertorio de herramientas de utilidad para facilitar al usuario el manejo de datos y programas.

Los sistemas operativos brindan todo un repertorio de herramientas de utilidad para facilitar al usuario el manejo de datos y programas.

Entre las utilidades más frecuentes cabe mencionar las destinadas a:

* Facilitar la introducción de los datos y del propio texto de los programas fuente en los correspondientes archivos.
Esta es una tarea poco grata si no se dispone de un método eficaz para hacerlo. Con la ayuda de un editor de textos el trabajo resultará bastante más cómodo, al disponer de funciones que permiten la corrección de errores, la localización de un cierto elemento dentro del conjunto de datos, el cambio de un valor determinado por otro, el borrado y la inserción de nueva información, y todo un largo etcétera de funciones que dependerán de la potencia del editor en cuestión.

* Garantizar la integridad de la información puesta en Juego.
La protección de los datos y la restricción del acceso a los mismos deben ser factores contemplados por el sistema operativo, de forma que tan solo cierto tipo de usuarios puedan acceder y modificar los datos almacenados.

* Permitir una cómoda y eficaz gestión de la información, contenida en los ficheros, brindando los oportunos comandos para la creación, borrado, copia y cambio de nombre de los archivos.
Ambitos de utilización de los ordenadores La incorporación del sistema operativo a la máquina da pie al nacimiento de un ordenador o sistema para el tratamiento de información.
En su actuación práctica, éste puede operar en dos ámbitos fundamentales, o lo que es lo mismo, de acuerdo a dos modos básicos de operación:

* En tiempo real
Operando en tiempo real, el ordenador es capaz de generar una respuesta inmedíata ante una acción o solicitud extena. Por consiguiente, la relación entre el usuario y la máquina es interactiva.

El trabajo en tiempo real permite mantener una comunicación interactiva entre el usuario y el ordenador. Las órdenes introducidas por el usuario son inmediatamente ejecutadas por la máquina.

El trabajo en tiempo real permite mantener una comunicación interactiva entre el usuario y el ordenador. Las órdenes introducidas por el usuario son inmediatamente ejecutadas por la máquina.

Este es el método más frecuente en el mundo de los microor denadores: al introducir una orden, por ejemplo a través del teclado, el ordenador la ejecuta de inmediato entregando el resultado sin dilación.

* Explotación secuencial por lotes
En la explotación secuencial por lotes, la relación entre el usuario y la máquina pierde su inmediatez; ya no se trabaja en modo interactivo. El ordenador recibe un flujo de trabajos (JOBs, en terminología inglesa) que irá procesando secuencialmente y sin una especial restricción de tiempo.

Este método de explotación tiene su manifestación más importante en el denominado modo Batch. En un sistema utilizado en modo Batch, no se precisa la atención del usuario durante la ejecución de los trabajos. Una vez que cada job entra en tratamiento, el usuario pierde la posibilidad de intervenir y modificar su desarrollo.

En la exolotación secuencial por lotes, la relacidn entre el usuario y la máquind deja de ser interactiva. El ordenador recibe un paquete de trabajos que irá procesando secuencialmente, sin requerir la intervención del usuario.

En la exolotación secuencial por lotes, la relacidn entre el usuario y la máquind deja de ser interactiva. El ordenador recibe un paquete de trabajos que irá procesando secuencialmente, sin requerir la intervención del usuario.

Cuando el usuario necesita mantener un diálogo constante con la máquina, por ejemplo, para recibir ayuda del ordenador, debe optar por la actuación en modo interactivo.

Por el contrario, si la tarea a ejecutar está perfectamente estandarizada y puede realizarla la máquina sin intervención externa, el usuario puede liberar su atención y optar por el trabajo en modo Batch.
Ambos modos de actuación no se traducen necesariamente en ordenadores distintos. Los sistemas operativos actuales permiten a un mismo ordenador operar en modo interactivo o en modo Batch. La elección, en cada instante, la determina el tipo de tarea, programa o aplicación a procesar.

¿Qué hay que exigirle a un sistema operativo?

Una conclusión evidente es que la misión global del sistema operativo es gestionar la actividad del ordenador. Como tal gestor, a la hora de enjuiciar su trabajo hay que empezar evaluandosu eficacia.

Esta es una exigencia que no puede perfilarse a partir de un criterio único, sino que debe conjugar satisfactoriamente todo un cúmulo de características; algunas dependientes de la propia arquitectura del
ordenador, la cual será explotada por el sistema operativo.

Uno de los principales cometidos del S.O. se concreta en la protección de los recursos asignados a cada trabajo (zonaS de memoria reservadas, archivos de datos y programas...).

Uno de los principales cometidos del S.O. se concreta en la protección de los recursos asignados a cada trabajo (zonaS de memoria reservadas, archivos de datos y programas…).

Precisando la atención en el sistema operativo -dejando a un lado los condicionantes que impone el hardware de la máquina- , su eficacia dependera de que se aproxime en mayor o me nor grado a características como las que se relacionan a continuación:
- Un buen sistema operativo debe aprovechar al máximo las posibilidades hardware del ordenador.
- Durante su actividad debe lograr que la unidad central de proceso opere con un rendimiento máximo. En consecuencia, ésta debe permanecer inactiva el menor tiempo posible.
- Si la actuación es en modo interactivo, la gestión del S.O. debe garantizar un rápido diálogo ordenador/usuario: las respuestas deben fluir inmediatamente de la máquina.
- La asignación de recursos debe ser lo más elevada posiblemodo Batch.
- Debe ofrecer al usuario una información completa y detallada del estado del sistema en cada instante: directorios de archivo, mensajes de ayuda…
- Debe proteger los recursos asignados a cada trabajo (zonas de memoria reservadas, archivos…) frente a invasiones de otras tareas o intentos de invasión procedentes de la periferia.
- La versatilidad y eficacia del sistema operativo se ven incrementadas en la medida en que brinda al usuario un mayor repertorio de comandos y funciones.
- La zona de memoria ocupada por el propio sistema operativo debe ser mínima, con objeto de que la mayor parte de los recursos de la máquina queden a disposición de los trabajos a realizar.

Esta relación de criterios de idoneidad puede incrementarse con otras características complementarias, aunque no por ello menos importantes; por ejemplo:
- Es imprescindible que exista un amplio catálogo de traductores de lenguajes y programas de aplicación compatibles con el sistema operativo.
- Un buen sistema operativo debe estar diseñado para hacer frente a muy diversas contingencias sin perder su eficacia. Si su estructura es modular, la inducción de un error en un módulo no debe tener efecto en los demás.
- Es conveniente que el sistema operativo sea abierto, en orden a facilitar su mantenimiento y actualización.

No cabe duda que la potencia y eficacia de un ordenador depende de algo más que de su arquitectura física. La intervención del sistema operativo es de total importancia a la hora de precisar las posibilidades del ordenador y establecer sus límites de utilidad práctica.

Di lo que piensas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *